Merkel condena los brotes xenófobos: «No hay excusa»

Schulz carga contra el lenguaje fascista del líder de AfD

Merkel, durante la intervención del líder de AfD
Merkel, durante la intervención del líder de AfD

Berlín / corresponsal

Pocas veces la ambivalente canciller alemana fue tan directa. «No hay ninguna excusa para el odio, el uso de la violencia, las consignas nazis, la hostilidad contra personas de aspecto diferente o los ataques a policías», defendía ayer Angela Merkel ante el Bundestag en el marco del debate sobre los presupuestos generales. Un debate que estuvo monopolizado por el mismo tema que copa la agenda política de la primera potencia europea desde verano del 2015: la crisis migratoria. Más aún en las últimas semanas, tras la ola de protestas xenófobas desatadas en varias regiones del este de Alemania, a raíz de la muerte de dos alemanes, uno apuñalado y el otro por un ataque al corazón, durante sendas peleas con extranjeros.

La jefa de la gran coalición dijo «entender» y «compartir» la «indignación» de muchos ciudadanos después de dos sucesos que todavía deben esclarecerse y aseguró que sobre los culpables «recaerá todo el peso de la ley». No obstante, subrayó que «la dignidad humana es inviolable» y criticó cualquier forma de discriminación. «Judíos, musulmanes, todos forman parte de nuestra sociedad, de nuestras escuelas, de nuestros partidos, al igual que los cristianos y los ateos», sostuvo Merkel, en alusión a la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que ha capitalizado los episodios de violencia registrados en las ciudades de Chemnitz y Köthen, para impulsar una auténtica caza de extranjeros y criticar la acogida de refugiados.

En las marchas, que llegaron a congregar hasta 6.000 extremistas en un día, se vieron persecuciones y saludos nazis. Pero el jefe de la inteligencia, Hans-Georg Maassen, cuestionó la autenticidad de uno de los vídeos que circulaba en Internet, contradiciendo a Merkel y poniendo en evidencia la connivencia de las autoridades germanas con la ultraderecha. Otro que ha desatado la polémica es el ministro del Interior y socio de la canciller, Horst Seehofer, que llegó a calificar a la migración como «la madre de todos los problemas».

El también líder de la CSU actúa pensando en los comicios que se celebrarán el 14 de octubre en su bastión, Baviera, donde su partido probablemente perderá la mayoría absoluta por culpa dela avance del AfD.

Más beligerante fue el diputado y exjefe del SPD Martin Schulz, quien acusó al colíder del AfD, Alexander Gauland ,de usar los tradicionales «medios del fascismos en sus discursos», después de que este enumerara cada delito cometido por extranjeros. Asimismo, Schulz recordó las declaraciones de Gauland de junio en las que afirmaba que «Hitler y los nazis son solo una caca de pájaro en los más de 1.000 años de exitosa historia alemana». «Señor Gauland, la cantidad de caca de pájaro es un montón de estiércol y a él pertenece usted en la historia alemana», replicó el político socialdemócrata cosechando aplausos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Merkel condena los brotes xenófobos: «No hay excusa»