Los protagonistas defienden la tesis, pese a las dudas de plagio y sobre el tribunal

La directora del trabajo, su supuesto autor en la sombra y la Camilo José Cela aseguran que todo se ajustó a la ley

Lo único que permiten fotografiar de la tesis doctoral, la portada
Lo único que permiten fotografiar de la tesis doctoral, la portada

Madrid / La Voz

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comunicó ayer al mediodía que hoy facilitaría el acceso a su tesis doctoral a través de Internet. El jefe del Ejecutivo trata de salir al paso de las dudas que planean desde hace tiempo sobre su legalidad, pero que ahora se han disparado tras la invitación de Albert Rivera a que la hiciese pública. Según informaciones publicadas ayer, el presidente del Gobierno había plagiado partes del trabajo, y el tribunal que la calificó con cum laude estaba formado por personas afines y con escasa experiencia investigadora. Pero la mayoría de los nombres que aparecen salpicados por este asunto o guardaron silencio o defendieron la legalidad del proceso.

¿Quién es y qué dice la directora de la tesis?

La encargada de dirigir la tesis doctoral de Sánchez fue Isabel Cepeda, profesora de Economía e Historia en la Universidad Rey Juan Carlos, el centro en el que estalló toda la polémica de los másteres de Cifuentes, Montón y Casado. Ayer salió en defensa del presidente del Gobierno en una entrevista en Gestiona Radio en la que aseguró que Sánchez no había recibido ningún trato de favor durante la realización de su trabajo. «No recibió ningún trato de favor -dijo-, se cumplieron exhaustivamente todos los requisitos exigidos por la ley; teníamos las reuniones para corregir los capítulos y él venía con las correcciones hechas», detalló. Isabel Cepeda es la viuda del profesor universitario Jesús Neira, que en el año 2008 recibió una paliza en Majadahonda a manos de Antonio Puerta cuando trató de evitar que este siguiera maltratando a su pareja.

¿Era Sánchez diputado en el momento en el que realizó la lectura?

No. Era diputado cuando comenzó los estudios, pero perdió esa condición un año antes de realizar la lectura de la tesis (2012). El presidente del Gobierno se quedó a las puertas de renovar su acta en el Congreso debido al retroceso del PSOE en la circunscripción de Madrid en las elecciones del 2011, cuando Rajoy desalojó a Zapatero de la Moncloa. Al año siguiente, en el 2013, Sánchez recuperó su escaño al correr las listas tras la marcha de Cristina Narbona.

¿Es normal un cum laude habiendo dedicado tan poco tiempo a la tesis?

Sánchez obtuvo la máxima nota, sobresaliente cum laude, a pesar de que dedicó al trabajo menos de tres años, cuando la media en este tipo de investigaciones ronda los seis años. «En aquellos momentos, hablar de diplomacia económica desde un punto de vista científico ya era novedoso», defendió Isabel Cepeda en la misma entrevista. Además de la calidad del trabajo, Cepeda considera que Sánchez era un alumno muy avanzado y con experiencia, de ahí la explicación de que le hubiese llevado la mitad de tiempo que al resto. Preguntada por qué se escribió en solo dos años, cuando lo normal son seis, la profesora respondió que «eso depende de si eres o no un investigador experimentado» y añade que Sánchez «ya había trabajado sobre los temas» y «no partía de cero». En su opinión, «no era una investigación nueva para él y le dedicó tiempo».

¿Estaba cualificado el tribunal de la tesis?

El tribunal que evaluó la tesis de Pedro Sánchez estaba presidido por Cristina Ruza, profesora de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y doctora desde el 2005. También formó parte de él Ricardo José Rejas, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos. Otro miembro fue Alejandro Blanco, hijo del presidente del Comité Olímpico Español (quien también se vio envuelto en el 2013 en una polémica con su tesis doctoral) y que había logrado su doctorado un año antes, cuando normalmente los jurados siempre están constituidos por investigadores de mayor experiencia. Pero llama más la atención la presencia en el jurado de Santiago Pérez Pérez-Camarero, que había realizado la lectura de su tesis tan dos meses antes que Sánchez. El último miembro del jurado fue Juan Padilla, también profesor de la URJC.

¿La escribió o se la escribieron?

Buena parte de la polémica está originada por unas supuestas declaraciones que se atribuyen al exministro socialista Miguel Sebastián, que en un foro privado habría admitido que «el 90 % de la tesis» se la hicieron desde el Ministerio de Industria, que por entonces dirigía. Su mano derecha entonces era el economista Carlos Ocaña, quien poco después publicó un libro a cuatro manos con Sánchez en el que gran parte del contenido procede de la tesis, lo que alimenta las sospechas sobre la autoría real. Ocaña hizo llegar ayer un comunicado a la agencia Efe en el que niega haber participado, total o parcialmente, en la tesis.

¿Y cuál es la posición de la Universidad Camilo José Cela?

La universidad en la que se leyó la tesis doctoral emitió ayer un comunicado en el que defiende la «normalidad del proceso, de acuerdo a la normativa vigente y a los protocolos de verificación y control habituales en el ámbito universitario».

Feijoo: «¿Quién se ocupa de los intereses de España con esta política?»

 

J. C.

El presidente de la Xunta expresó su preocupación por la deriva que ha tomado la actualidad en los últimos meses, y más intensamente en la última semana, con las investigaciones y reproches sobre el pasado académico de la clase política. «¿Quién se ocupa de los intereses de España con lo que estamos viendo todos los días?», se preguntó Feijoo al término de la reunión semanal de su Gobierno. Para el líder gallego, el país necesita «más sosiego y sensatez», y abogó por esperar por las explicaciones que, a su juicio, debe ofrecer el presidente del Gobierno por las dudas sobre su tesis. «Tiene que ser convincente, porque nadie entendería semejante nivel de hipocresía del PSOE y de su secretario general cuando estaba en la oposición. Yo, desde luego, no voy a formarme una opinión hasta que Sánchez hable sobre si ha plagiado, o no, nada más y nada menos que una tesis doctoral».

Feijoo, que insistió en su intención de ser prudente, abundó en el asunto y dijo que las informaciones respecto a Sánchez le habían sorprendido, al igual que la «claridad» con la que se ha expresado el periodista que investigó durante un mes y medio su trabajo académico, lo que merece «una explicación del primer político del país».

«Tranquilidad» con Casado

El presidente de la Xunta y del PPdeG también abordó las dudas que se ciernen sobre los estudios universitarios de Pablo Casado, y reiteró que de forma personal y colectiva ha transmitido «tranquilidad, y si él está tranquilo, el resto de los dirigentes y militantes del partido también» lo están, zanjó.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Los protagonistas defienden la tesis, pese a las dudas de plagio y sobre el tribunal