CaixaBank decide romper con Repsol tras 22 años de alianza

Anuncia la venta progresiva de toda su participación accionarial, el 9 % de la petrolera, valorado en 2.500 millones, y sale del consejo

efe

La Voz

CaixaBank ha decidido romper su alianza histórica con la petrolera Repsol, una relación que se remonta 22 años atrás. El consejo de administración de la entidad financiera ha anunciado esta tarde, una vez cerrada la bolsa, que ha decidido vender toda su participación en Repsol, un 9,8 % del capital que está valorado en la actualidad en unos 2.500 millones de euros.

Paralelamente, presentaban su dimisión los dos consejeros de CaixaBank en el máximo órgano de control del Repsol. Y no son dos cualquiera: se trata de Jordi Gual, presidente de la entidad bancaria, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado.

Según el comunicado proceso de salida de CaixaBank se realizará gradualmente hasta el primer trimestre del 2019, y se hará en varias fases. Por una parte, mediante la liquidación anticipada de los dos contratos de permuta de renta variable existentes (equity swap) representativos del 4,61 % del capital. Y por otra, mediante la venta en el mercado del 4,75% restante.

La operación, según informa CaixaBank, le supondrá para este 2018 una pérdida extraordinaria de, aproximadamente, 450 millones de euros en la cuenta de resultados del tercer trimestre, si bien, una vez concluido el proceso de venta, tendrá un impacto prácticamente neutral en la ratio de solvencia.

La entidad bancaria prevé finalizar su posición restante del 4,75 % en Repsol antes del cierre del primer trimestre de 2019, de forma que las ventas se limitarán diariamente a un tope del 15 % del volumen negociado.

La salida de Repsol no es algo que haya sorprendido de forma extraordinaria. Forma parte de los objetivos del Plan Estratégico 2015-2018 de la entidad, entre los que se incluía reducir el peso de la cartera de participadas, que al cierre del 2014 alcanzaba el 16 %. Y el adiós a la petrolera era algo con lo que se especulaba.

Como consecuencia de distintas operaciones en los últimos tiempos, especialmente las ventas de las participaciones en The Bank of East Asia y Grupo Financiero Inbursa, y la toma de control en BPI, al finalizar el segundo trimestre de 2018, el capital asignado a las participadas se sitúa en torno al 5 %.

El adiós de CaixaBank supone para Repsol perder a su accionista de referencia. El resto de grandes inversores en el grupo ?los que tutelan más del 3 %? son fondos de inversión extranjeros, como el omnipresente Blackrock, que figura en casi todas las grandes firmas del Ibex. También están Sacyr y Bank of America.

Comentarios

CaixaBank decide romper con Repsol tras 22 años de alianza