Trump invita a la Casa Blanca a la mujer que acusa a su candidato al Supremo

Insinúa que podría retirar la nominación si el relato de la supuesta víctima es creíble


Nueva York / corresponsal

El presidente de EE.UU. invitó ayer a la Casa Blanca a Christine Blasey Ford, la mujer que acusa de abuso sexual a su candidato al Tribunal Supremo Brett Kavanaugh. Lo hizo después de volver a poner en duda su testimonio. «Es muy difícil para mi imaginar que eso pudo suceder», dijo. La evaluación Donald Trump se produjo después de que Ford aseguró que, antes de testificar el lunes en el Comité Judicial del Senado, quiere que el FBI investigue su denuncia. La mujer sostiene que el juez abusó de ella durante una fiesta de instituto en los años 80 en Maryland. Trump dijo que quiere «oír todo lo que tenga que decir» y reconoció que si ofrece un testimonio creíble ante la Cámara Alta, entonces tendrían que «tomar una decisión» sobre el futuro de Kavanaugh que, por supuesto, incluiría la retirada de su candidatura.

A la espera de lo que pueda ocurrir, el conservador Kavanaugh recibió ayer el apoyo del expresidente George W. Bush, quien a través de un comunicado reiteró su «respeto» por quien fue secretario personal de la Casa Blanca durante su presidencia.

«No tengo fiscal general»

En medio de la tormenta política, Trump lanzó ayer uno de los ataques más furibundos contra el fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions. «No tengo fiscal general. Es muy triste», lamentó el republicano en una entrevista en The Hill. Las críticas del presidente comenzaron en marzo del 2017, cuando Sessions decidió recusarse de la trama que investiga los vínculos entre la campaña de Trump y el Kremlin. El magnate sin embargo, sugirió que su frustración se extiende a otras parcelas de su desempeño. «No estoy contento con su trabajo en la frontera y otras muchas cosas», agregó tras sostener que fue Sessions quien se acercó a él para ocupar la cartera de Justicia, a pesar de su complicado proceso de nominación. «Lo hizo muy mal. Estaba confundido y dio respuestas muy confusas, a pesar de que eran respuestas que deberían haber respondido fácilmente», cargó el presidente. La inquina de Trump contra Sessions fue retratada recientemente por el periodista Bob Woodward en su libro «Miedo: Trump en la Casa Blanca». El cronista que destapó el escándalo Watergate desveló que el multimillonario se burla habitualmente del fiscal y lo describió como «su saco de boxeo favorito».

Stormy Daniels destapa sus intimidades con el magnate

Full Disclosure (Revelación completa). Así se titula el nuevo libro sobre Donald Trump y que en esta ocasión firma una examante, la actriz porno Stephanie Clifford, alias Stormy Daniels. La obra, que saldrá a la venta el 2 de octubre, describe con minuciosa precisión la anatomía y las dotes amatorias del presidente de Estados Unidos. «Fue el sexo menos impresionante de toda vida, pero claramente él no compartió esa opinión», escribe la actriz, según los extractos del libro adelantados por The Guardian. Su decepción sexual vino motivada por el tamaño del pene del magnate, «más pequeño que el promedio» y que se parece a «la seta de Mario Kart», un personaje del conocido videojuego de nombre Toad. «Él sabe que tiene un pene inusual», dice. Y añade es «un tipo con el vello púbico de un Yeti».

Las humillaciones no se quedan en el terreno sexual. Stormy también cuestiona la capacidad para presidir el país del neoyorquino, a quien retrata como un «payaso» y un «inseguro». «Ni siquiera él quería ser presidente», escribe.

Un plan con Hillary

El relato incluye un encuentro amoroso en un hotel en el 2007 en el que Trump recibió una llamada de Hillary Clinton. «Tuvo una conversación sobre la candidatura [demócrata que ese año disputaba a Barack Obama), mencionando repetidamente ‘nuestro plan’», revela.

Stormy, de 39 años, que coopera con la fiscalía de Nueva York en la investigación, asegura que tuvo un encuentro sexual con Trump en el lago Tahoe (California), donde se celebraba un torneo de golf en el 2006, unos meses después de que Melania diera a luz a Barron. La relación duró hasta el 2007. Trump siempre ha negado haber mantenido cualquier relación con la actriz porno, aunque sí admitió haber reembolsado 130.000 dólares a su exabogado Michael Cohen para silenciar a la actriz antes de las elecciones presidenciales del 2016.

Las confesiones de Daniels provocaron un revuelo en las redes sociales donde Mario Kart y la seta Toad se convirtió en trending topic mundial. A pesar de ello, el abogado de Stormy, Michael Avenatti, asegura que lo más importante del libro no son las revelaciones sexuales sino «la descripción de la vida de la actriz y su papel como una mujer moderna sin miedo a decir la verdad».

 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trump invita a la Casa Blanca a la mujer que acusa a su candidato al Supremo