Cambio de hora: las 9.00 en Londres, las 12.00 en Helsinki

La UE podría tener hasta seis horarios diferentes. Varios países anuncian ya un referendo


La UE ha abierto la caja de los truenos con la propuesta de eliminar el cambio horario. Una idea que va viento en popa y pretende permitir a los países elegir con qué horario se quedan: de verano o de invierno. Mientras la polémica está servida, los expertos recuerdan que esto supondría abrir, dentro de cada uno de los tres husos horarios que funcionan en Europa, dos posibilidades, lo que supondría tener hasta seis horarios diferentes y mayor desfase entre países. Podría darse la situación, por ejemplo, de que mientras en Londres son las 9 de la mañana, en Helsinki sean las 12.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean Claude Juncker, animó la semana pasada a los países a ponerse de acuerdo con el horario para evitar este caos. El primer paso lo han dado los integrantes del Benelux, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, que han anunciado ya que se mantendrán dentro del mismo huso horario y también que realizarán un referendo en sus respectivos territorios para consultar la opinión de sus ciudadanos. El primer ministro belga, Charles Michel, no avanzó detalles, pero aseguró que su intención es ponerse también de acuerdo con Francia, Alemania e Italia.

En España, de momento, poco se sabe de si se convocará referendo o no. El Gobierno trabaja en reunir a un comité de expertos para avanzar sobre el tema, mientras los especialistas recuerdan que la salud debe ser una prioridad en este debate. «Debe ser un comité de expertos, pero de verdad, no políticos interesados o gente que no trabaje en el tema -explica Javier Cudeiro, presidente de la Sociedad Española de Neurociencia-. Los economistas tienen que dar su punto de vista, y hay que escuchar también a la industria, al turismo... pero si no hay un perjuicio económico extraordinario lo que debería primar es el beneficio de la salud del ciudadano».

Para Cudeiro, sin embargo, el que haya distintos horarios dentro de la UE no tendría por qué suponer un caos. «En países como Estados Unidos tienen varias horas a lo largo de un país tan grande, y hace mucho tiempo que trabajan y no chocan los trenes, no se hunde la bolsa y no pasa nada. A lo mejor, que Italia y Francia, que están al lado, tuvieran una hora diferente sería ridículo, pero en otros casos no habría problema en tener varias franjas horarias».

Para el caso de España, y en concreto para todo el extremo noroccidental, Asturias incluida, no pocos expertos consideran que sería un error mantener el horario de verano, que supondría amaneceres muy tardíos en invierno, dada la importancia de la luz de la mañana para el funcionamiento del cuerpo. «Desde el punto de vista fisiológico -afirma- es más importante la luz de la mañana que la luz del atardecer. La del atardecer está muy bien para los poetas, los filósofos y los enamorados; pero la que realmente hace que el cortisol nos ponga a andar es la del amanecer», señala Cudeiro.

Por eso, añade, «o seguimos cambiando la hora o lo primero sería movernos hacia el huso horario de los británicos, y así es cuando tendríamos que pensar lo que hacemos». En cuanto a la polémica sobre si mantener el horario de verano o cambiarse al de invierno, Cudeiro considera que «puede que mantener el horario de verano sea un beneficio para los hosteleros, pero estaríamos levantándonos de noche a las diez de la mañana en invierno y eso es fisiológicamente insoportable». A quienes argumentan que no hay datos científicos que avalen que mantener el horario de verano sea malo para la salud, el médico contesta que «los datos son muy concluyentes, y demuestran que afecta a la salud. Aunque, claro, uno no se va a morir por eso, pero tiene consecuencias».

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Cambio de hora: las 9.00 en Londres, las 12.00 en Helsinki