El Gobierno venezolano acusa a México, Chile y Colombia del atentado contra Nicolás Maduro

El chavismo intenta desviar la atención de la grave crisis que vive el país en el inicio de la Asamblea General de la ONU


caracas / corresponsal

Asediado por el cerco internacional contra su régimen, Nicolás Maduro ha iniciado una ofensiva para frenar la repercusión internacional que tendrá que, a partir de hoy, Venezuela se convierta en el tema principal de la Asamblea General de las Naciones Unidas que se celebra en Nueva York. Su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, señaló ayer que van a denunciar a Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), ante la ONU, un asunto que también respaldan Bolivia y Nicaragua, los únicos aliados de importancia que le quedan al chavismo en América Latina. Desde hace días, se rumorea en Caracas que Rodríguez sustituirá a Maduro, quien en días pasados señaló que no sabe si asistirá a la cumbre.

El mandatario venezolano sigue empeñado en que existe un plan para asesinarlo, que en teoría se ejecutaría en la ciudad norteamericana. Pero más que un asesinato, Maduro, según muchos analistas, teme pasar un mal momento por las críticas que se le harán desde el estrado de la ONU para señalarlo como responsable de la grave crisis que vive el país. La Cancillería venezolana mostró ayer su «profunda preocupación» por el incremento de los cultivos de hoja de coca en Colombia, exigiendo a su vecino que haga «buen uso de los ingentes recursos que recibe» para frenar la producción de la droga. Respondía así al hecho de que Iván Duque, en el discurso inaugural de la asamblea, solicitará ayuda para atender la aguda crisis migratoria venezolana, que ha llevado a más de dos millones de habitantes a huir del país para refugiarse mayoritariamente en Colombia.

Paralelamente, el vicepresidente de Comunicación del chavismo, Jorge Rodríguez (hermano de Delcy), acusó ayer también a las embajadas de Colombia, Chile y México de intentar ayudar a Henry Rivas Vivas a escapar del país. A Morfeo, como se lo conoce coloquialmente, detenido el pasado viernes, el Gobierno de Maduro lo acusa de participar en el supuesto atentado con drones contra el presidente el pasado 4 de agosto.

Según un vídeo mostrado por Rodríguez, Rivas tenía que encontrarse con el embajador de Chile en Caracas después del atentado, a instancias de la embajada de México, para huir hacia Colombia, con ayuda de la legación diplomática de ese país.

Nuevas sanciones

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, también anunció ayer nuevas sanciones contra altos cargos del Gobierno venezolano en la cumbre global que se celebrará en Nueva York. También, en el marco de la asamblea de la ONU, cinco países sudamericanos (Argentina, Colombia, Chile, Paraguay y Perú) introducirán formalmente una denuncia contra el Gobierno de Maduro ante la Corte Penal Internacional de La Haya «para que se inicie una investigación preliminar de los crímenes de lesa humanidad cometidos en Venezuela», según señaló Hugo de Zela, vicecanciller peruano.

Comentarios

El Gobierno venezolano acusa a México, Chile y Colombia del atentado contra Nicolás Maduro