Cuando compras por Internet... y todo sale mal

La camiseta del Dépor con el himno gallego ininteligible es un ejemplo más en una lista sinfín de los «fails» de las compras online


En 1984 Jane Snowball, una mujer de 72 años, hizo desde el sofá de su casa la primera compra electrónica de la historia. Pidió margarina, cereales y huevos a través de su televisor al supermercado más cercano gracias a un sistema que se estaba probando en Reino Unido.

Desde entonces, la revolución ha sido total y, en estos momentos, un 40% de los españoles realiza compras por Internet de forma habitual. Un mercado que mueve decenas de miles de millones en todo el mundo. Hemos pasado de tener miedo a usar nuestra tarjeta para comprar por Internet a recurrir a la red para adquirir desde libros hasta ropa pasando por comida, tecnología, coches y todo tipo de productos. Con solo un click podemos comprar, literalmente, cualquier cosa en cualquier parte del mundo. Las virtudes del comercio electrónico son infinitas aunque infinitos son también sus defectos y, si no, que se lo digan a nuestros siguientes protagonistas que han hecho del «lo barato sale caro» su bandera. 

Las estafas de las compras por Internet lo abarcan todo. En la Comisaría de Pontevedra todavía resuenan las risas de aquel 6 de enero de hace ya unos años cuando un hombre llegó con la intención (luego se arrepintió) de denunciar una estafa telemática: había comprado un alargador de pene pero, en su lugar, recibió una lupa. A los juzgados de Ourense llegó el año pasado otro caso: un vecino compró un Iphone de 500 euros en la página web milanuncios.com y cuando abrió su ansiado paquete lo que había dentro no era ni siquiera una manzana, solo encontró una caja de mejillones. 

El «expectativas en la web vs realidad cuando llegan» se ha convertido en todo un género por sí mismo del que hay diferentes versiones como «Cuando lo pides en Aliexpress vs cuando te llega a casa».

De las red salen y a las redes vuelven en forma de denuncias por parte de los compradores que se sienten estafados. Eso sí, entre el enfado y la risa hay una delgada línea muy fácil de traspasar gracias a estos grandes fails de las compras online. 

La ropa es uno de los productos más susceptibles para estos engaños pero, en Internet, hay gente y vendedores para todo

Carolina compró en Mercadolibre Argentina el relleno para los cojines de su salón en lo que, estaba segura, era una gran oferta. La sorpresa llegó en tamaño XXL.

El problema con el tamaño de los objetos es uno de los que más se encuentra en las denuncias de usuarios. 

Hay veces en las que el vendedor intenta engañar con la foto. Otras, en las que el ansia de comprar hace que el usuario no se pare a leer las medidas del producto. 

Sigue estos consejos para comprar de forma segura por Internet

La Voz

Comprueba la página web, busca tiendas que sean explícitas con sus datos y revisa siempre las formas de pago

Desde hace ya algún tiempo se viene observando que la gente -cada vez más- se lanza a la aventura de comprar artículos online. En la actualidad ya no solo se va a ver un coche al concesionario o un ordenador a la tienda de electrodomésticos. La red también es tendencia en los comportamientos de compra y, ante esto, surge siempre la misma duda: ¿Cómo de seguro es el lugar en el que estoy comprando? La respuesta a esta cuestión no es sencilla, ya que se vienen conociendo las actuaciones de los «hackers» con el robo de contraseñas, identidad e incluso fraudes. Todo esto, junto, crea desconfianza en el usuario, que aún es reticente a comprar por Internet. A pesar de esto, comprar por internet tiene, en realidad, beneficios. Una experiencia rápida, fácil e intuitiva y lo mejor, sin necesidad de moverte del sitio.

Seguir leyendo

Comentarios

Cuando compras por Internet... y todo sale mal