Desmantelan una red de reclutamiento yihadista en 17 cárceles en la que estaban integrados dos condenados del 11-M

El entramado, en el que particiban un total de 25 reclusos, operaba en la cárcel de Teixeiro


Redacción

La Guardia Civil, en colaboración con la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, ha desmantelado una red de reclutamiento yihadista que operaba en 17 centros penitenciarios españoles -entre ellos la cárcel de Teixeiro (A Coruña)- que se dedicaba a captar, adoctrinar y radicalizar a otros presos. Entre los 25 reclusos investigados dentro de esta operación, que dirige la Audiencia Nacional, se encuentran dos de los condenados por los atentados del 11 de marzo del 2004 en Madrid, según informa Europa Press.

Se trata de Jamal Zougan, condenado a 42.922 años como autor de 191 asesinatos, pena que cumple en la cárcel de Alicante, y Hassan El Haski, al que se impusieron 15 años por liderar la organización que atentó en Madrid. Ambos forman parte presuntamente de un entramado liderado por Mohamed Achraf y que, según la Guardia Civil, constituye un embrión de un «frente de cárceles yihadista» afín a Daesh [acrónimo árabe del Estado Islámico]. Achraf, cuyo verdadero nombre es Abderraman Tahiri, cumple condena por liderar una célula desarticulada por la Policía Nacional en 2004 en la operación Nova y que planeaba atentar contra varios objetivos emblemáticos de Madrid, entre ellos la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo o la estación ferroviaria de Príncipe Pío, según informa la agencia Efe.

Mohamed Achraf, desde prisión, dirigía un grupo disperso por esas cárceles con planes concretos de radicalización y captación de otros reclusos, pero también de actuación contra objetivos concretos, según las mismas fuentes.

Contaban con su propia iconografía y eslogan y estaban perfectamente estructurados, con órdenes precisas de actuación en los patios y métodos de formación y de entrenamiento. «Bastante disciplinados y organizados».

Con antecedentes por yihadismo o radicalizados en prisión

Del grupo formaban parte una «veintena» de detenidos con antecedentes por yihadismo y el resto fueron radicalizados en prisión, según una fuente antiterrorista citada por AFP.

La fuente confirmó que dos de ellos son los «implicados en los atentados del 11 de marzo» de 2004, el ataque yihadista más mortífero en Europa, cuando varias bombas colocadas en trenes de cercanías de Madrid causaron 191 víctimas mortales.

Los miembros de la red desarticulada son marroquíes o españoles de origen marroquí, así como españoles «convertidos» y un danés, según precisó la misma fuente.

El Ministerio del Interior ofreció escasos detalles de la actividad del grupo, mencionando solamente que tenía una «finalidad proselitista». No precisó si los presos estaban conectados de alguna manera con el Estado Islámico.

Según la fuente antiterrorista, no tenían un «plan concreto» de atentado, pero «creaban un estado de opinión beligerante hacia el personal penitenciario».

Algunos de ellos debían ser puestos en libertad próximamente, por lo que la justicia deberá determinar si son mantenidos tras las rejas.

«Si bien la investigación comenzó sobre un interno en un centro penitenciario en particular, a fecha de hoy la actividad ilícita del grupo se extendía a 17 centros, lo que supone el 55 % de las prisiones que alojan presos vinculados al terrorismo yihadista», señaló el comunicado del ministerio.

Las cárceles afectadas son Las Palmas II, Teixeiro, Estremera, Villena, Algeciras, El Puerto de Santamaría III, Ocaña I, Zuera, Mansilla de las Mulas, Soto del Real, Huelva, Murcia II, Mallorca, Valencia, Albolote, Córdoba y Villabona.

España fue golpeada en agosto de 2017 por un doble atentado reivindicado por el Estado Islámico, en Barcelona y Cambrils, que dejó 16 muertos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Desmantelan una red de reclutamiento yihadista en 17 cárceles en la que estaban integrados dos condenados del 11-M