Filipinas duda de la salud de Duterte mientras su hija se prepara para sucederlo

El presidente, de 73 años, podría padecer cáncer

Sara Duterte (de verde), hija del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte
Sara Duterte (de verde), hija del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte

redacción / la voz

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, admitió haberse sometido recientemente a varios chequeos médicos por una dolencia que no reveló, lo que ha reavivado la polémica en el país en torno al estado de salud del mandatario. «Hace tres semanas me sometí a una endoscopia y una colonoscopia. Y el miércoles, cuando estaba a punto de ir a una reunión, mi médico me recomendó repetir algunas pruebas y tomar más muestras», aclaró Duterte.

El presidente explicaba así la cancelación a última hora de una cita con su gabinete el miércoles, lo que suscitó controversia después de que varios medios publicaran que Duterte, de 73 años, estaba ingresado en un hospital.

Aunque no reveló cuál es su dolencia, Duterte aludió expresamente al cáncer, ya que todo apunta a que pueda padecer esa enfermedad. «Aún no tengo los resultados, pero si es cáncer, lo diré», aseveró Duterte, cuya salud ha sido cuestionada en varias ocasiones desde que se postuló hace dos años a la presidencia del Gobierno.

La actual Constitución de 1987 establece que «en caso de enfermedad grave del presidente, se deberá informar al público», por lo que la prensa filipina ha preguntado insistentemente a diversos miembros del gabinete sobre ello.  

Posibles relevos

Esta misma semana, el portavoz presidencial, Harry Roque, afirmó que estaba ya cansado de responder preguntas sobre la salud de Duterte y reiteró que este se encontraba bien. «Si tiene una enfermedad grave, la gente lo sabrá. El presidente es abogado y conoce su obligación constitucional. Pero de momento no hay razón para divulgar sus informes médicos y los seguimos considerando confidenciales», explicó Roque.

Enfrentado a su vicepresidenta, Leni Robredo, si Duterte recibiera el peor diagnóstico, el presidente filipino maniobraría para intentar colocar en el cargo a su hija Sara Duterte-Carpio. No sería la primera vez. Sara, abogada de profesión, ya sucedió a su padre al frente de la alcaldía de Davao en el 2016.

Tags
Comentarios

Filipinas duda de la salud de Duterte mientras su hija se prepara para sucederlo