Bloomberg vuelve con los demócratas para echar a Trump de la Casa Blanca

El empresario y exalcalde de Nueva York aportó 100 millones para los próximos comicios


NUEVA YORK / CORRESPONSAL

Un duelo de multimillonarios se avecina. Eso es al menos lo que parece después de que ayer, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg anunciase su vuelta al Partido Demócrata, después de 17 años. «Hoy volví a registrarme como demócrata porque necesitamos a los demócratas para aportar los controles y el equilibrio que nuestra nación necesita», manifestó Bloomberg

El multimillonario empresario mediático alimentó así las especulaciones sobre una posible candidatura a las elecciones presidenciales del 2020 en un cara a cara contra Donald Trump. Bloomberg, fundador de la agencia de información financiera que lleva su nombre, confirmará sus próximos movimientos políticos después de las elecciones legislativas, unos comicios para los cuales el multimillonario ha invertido más de 80 millones de dólares en la Cámara de Representantes y otros 20 millones en el Senado, para tratar de frenar el control republicano. Según The Washington Post, este último desembolso fue motivado por la polémica confirmación de Brett Kavanaugh como juez del Supremo tras ser acusado de abuso sexual por parte de tres mujeres.

Vaivenes políticos

Sus aspiraciones presidenciales ya se insinuaron en una entrevista reciente en The New York Times, donde el empresario se inclinó por ser el contendiente electoral de Trump por parte del Partido Demócrata, dejando así a un lado su inscripción como independiente en la que se mantenía desde el 2007. Cinco años antes, Bloomberg fue elegido como republicano para ocupar la alcaldía de Nueva York.

El empresario quiso dejar claro que, a pesar de sus vaivenes políticos y de que mantiene diferencias con los demócratas en temas clave, como las regulaciones bancarias o el movimiento MeToo, sería «imposible de concebir» una candidatura republicana por su parte. A sus 76 años -cuatro años mayor que el presidente de EE.UU.-, Bloomberg ya apoyó a Hillary Clinton. «Hillary no es perfecta pero es la candidata correcta y responsable», declaró el empresario en julio del 2016, cuando Bloomberg declaró la guerra a Trump lanzando declaraciones como «soy neoyorquino y reconozco a un timador cuando lo veo», «si hay algo cierto sobre Trump es que es un hipócrita», o «Trump dice que quiere dirigir el país como dirige sus negocios. Que Dios nos ampare».

Michael Bloomberg se encuentra en el top 10 de los hombres más ricos del mundo, con un patrimonio neto cercano a los 50.000 millones de dólares, según la revista Forbes.

La resurrección por todo lo alto de la «zeja» demócrata

Desde que Donald Trump desveló sus intenciones de ganar la presidencia de Estados Unidos, centenares de celebridades personalizaron públicamente el repudio social que el multimillonario y sus políticas generaban. Artistas e intelectuales no dudaron en erigirse como portavoces de un bando, el demócrata, que en las últimas semanas ha recuperado a este colectivo como impulsor del voto de la izquierda de cara a las elecciones legislativas, a imagen y semejanza con lo que en España se dio en llamar como «la zeja» en la época del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

La última en pronunciarse ha sido la cantante Taylor Swift, quien lleva días incendiando las redes sociales tras anunciar que en los comicios de noviembre votará por el Partido Demócrata tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

Swift justificó su posicionamiento asegurando querer ayudar en la lucha contra el racismo, los derechos de las minorías del colectivo LGTBI y la igualdad de género. Según la plataforma Vote.org, desde que la artista compartió su mensaje, decenas de miles de jóvenes se registraron para votar en noviembre. Más de 166.000 personas se apuntaron entre el pasado domingo y el martes y cerca del 42 % de ellos eran jóvenes de entre 18 y 24 años

La explicación de Swift nada gustó al presidente consciente del daño que la opinión de la cantante puede hacer a los republicanos, en lo que apoyo se refiere.

Y es que la publicación de Swift en sus redes sociales generó más de dos millones de interacciones en un perfil seguido por más de 112 millones de personas. Trump no tardó en intentar desacreditar a la cantante y cuestionar sus conocimientos sobre política, asegurando además que la artista le gusta «un 25 % menos» tras sus críticas.

Tiempos de tensión

No solo Swift ha liderado la contestación contra el neoyorquino. Durante la polémica confirmación del juez del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh, actrices como Emily Ratajtkowski y Amy Schumer fueron arrestadas tras mostrar su desacuerdo con la investigación llevada a cabo por el FBI, sobre los supuestos abusos sexuales cometidos por el magistrado. El endurecimiento de la política migratoria que derivó en la separación de cientos de familias en la frontera con México, fue otro de los asuntos que volvió a colocar a Trump en el ojo del huracán y que provocó otra reciente movilización de artistas como Ricardo Arjona, Thalía, o Miguel Bosé.

Trump sigue así protagonizando tiempos de tensión política que, a su vez, arrastran mucha pulsión creativa. No hay más que ver cómo la gestión del neoyorquino ha inspirado a decenas de artistas que utilizan estratégicamente las calles de la Gran Manzana para atizar a Trump.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Bloomberg vuelve con los demócratas para echar a Trump de la Casa Blanca