La vida «explotó» al menos 100 millones de años antes

Encuentran la pista más antigua de la existencia de vida animal: esponjas que habitaban en antiguos fondos oceánicos antes de la conocida como explosión cámbrica


La vida explotó hace 530 millones de años: se produjo una rapidísima diversificación de la vida animal multicelular, posiblemente tras un «evento tectónico» de gran envergadura que pudo haber derivado en un aumento del nivel del mar y otros importantes cambios medioambientales y que condujo a la repentina aparición de prácticamente todos los grupos de animales modernos. Se conoce como explosión cámbrica. Pero investigadores de la Universidad de California Riverside (UCR) acaban de encontrar una pista de vida todavía más antigua. Se remonta al menos a 100 millones de años antes de aquel misterioso acontecimiento y se trata de las primera esponjas, habitantes de fondos oceánicos.

En lugar de buscar cuerpos fósiles convencionales, los investigadores del trabajo -dirigido por el profesor de Ciencias de la Tierra Gordon Love y que se publica este lunes en la Nature Ecology & Evolution- han estado rastreando los signos moleculares de la vida animal, llamados biomarcadores, de hace 660 y 635 millones de años, durante la era neoproterozoica. En rocas y petróleos antiguos de Omán, Siberia e India, encontraron un compuesto esteroide producido solo por esponjas, que se encuentran entre las formas más tempranas de la vida animal, recoge Europa Press.

«Los fósiles moleculares son importantes para rastrear animales primitivos, ya que las primeras esponjas probablemente eran muy pequeñas, no contenían un esqueleto y no dejaban un registro de fósiles de cuerpos bien conservados o fácilmente reconocibles -apunta Alex Zumberge, primer autor del estudio-. Hemos estado buscando biomarcadores distintivos y estables que indiquen la existencia de esponjas y otros animales primitivos, en lugar de organismos unicelulares que dominaron la tierra durante miles de millones de años antes de los albores de la vida compleja y multicelular».

El biomarcador identificado, un compuesto esteroide llamado 26-metilstigmastano (26-mes), tiene una estructura única que actualmente solo se sabe que está sintetizada por ciertas especies de esponjas modernas llamadas demosponjas. «Es la primera evidencia de que las demosponjas, y por lo tanto los animales multicelulares, estaban prosperando en los mares antiguos al menos desde hace 635 millones de años», apunta Zumberge. Cien millones de años antes de la famosa explosión la vida ya estaba ahí.

Comentarios

La vida «explotó» al menos 100 millones de años antes