La senadora Warren demuestra su ascendencia indígena y pide a Trump que pague un millón de dólares

«Por favor envía el cheque al Centro Nacional de Recursos para Mujeres Indígenas», ha pedido la demócrata al presidente estadounidense que se refiere a ella de forma despectiva como «Pocahontas»


Hace poco más de tres meses, el pasado 5 de julio, Donald Trump prometió donar un millón de dólares a alguna organización caritativa si Elizabeth Warren, a la que él llama de manera despectiva «Pocahontas», demostraba que tenía ascendencia indígena americana. Pues bien, la senadora demócrata ya lo ha hecho. Ahora al presidente estadounidense le toca cumplir su palabra tras haber puesto en duda su historia familiar. Ella ya se lo ha reclamado.

Elizabeth Warren, una de las potenciales rivales del presidente estadounidense en los comicios del 2020, ha publicado un test de ADN que confirma que tiene ascendencia indígena, con una «fuerte» evidencia de ancestros nativos americanos que se remontan entre seis y diez generaciones en su árbol genealógico.

 «¿Donald Trump, te acuerdas de que el 5 de julio dijiste que darías 1 millón de dólares a una ONG de mi elección si mi ADN demostraba la ascendencia nativa americana? Te lo recuerdo y aquí está el veredicto. Por favor, envía el cheque al Centro Nacional de Recursos para Mujeres Indígenas», ha publicado la senadora demócrata en su cuenta Twitter. Al lado del mensaje un enlace directo a la web para hacer la donación

El informe genético, publicado en The Boston Globe y que ha sido realizado por el profesor Carlos D. Bustamante, de la Universidad de Stanford, asegura que Elizabeth Warren tiene raíces «primariamente europeas» pero también «contienen linaje nativo americano de un ancestro de hace entre 6 y 10 generaciones». 

Elizabeth Warren explica que ha publicado esta prueba genética porque no tiene nada que ocultar y de paso le pregunta al presidente estadounidense qué está escondiendo él. «Libere sus declaraciones de impuestos», le pide. 

El Centro Nacional de Recursos para Mujeres Indígenas (NIWRC, por sus siglas en inglés) es una «organización sin fines de lucro que trabaja para proteger a las mujeres nativas de la violencia». Y es que, recuerda Warren, «más de la mitad de todas las mujeres nativas han sufrido violencia sexual, y la mayoría de los delitos violentos contra los nativos americanos son perpetrados por personas que no son nativas». 

De momento, Donald Trump no parece tener mucha prisa en cumplir su promesa y hacer efectiva esa donación de un millón de dólares que le reclama Warren. «¿A quien le importa?», respondió a preguntas de los periodistas sobre el tema. 

Aseguró, según recoge el canal CNBC, que solo pagaría si la senadora gana la nominación demócrata: «Solo lo haré si puedo hacer la prueba personalmente. Y eso no será algo que disfrute».

Elizabeth Warren lamenta que Donald Trump la haya utilizado a ella y a su familia para «chistes políticos racistas».  «Cuando decidí presentarme al Senado en 2012, nunca pensé que se pondría en duda el legado nativo americano y que mis difuntos padres serían tachados de mentirosos», destaca en un comunicado. 

«Todos sabemos por qué Donald Trump realiza amenazas físicas sobre mí. Él está asustado. Él está tratando de hacer lo que él siempre hace a las mujeres que le dan miedo: ponernos nombres, atacarnos personalmente, encongernos, para conseguir sentirse mejor con él mismo», denuncia también la senadora.

«Puede calmar su ego, pero no funcionará», concluye.

Elizabeth Warren es una de las potenciales rivales desde el bando demócrata que puede encontrarse Donald Trump en las elecciones presidenciales del 2020.  En los últimos meses está llevando a cabo una intensa operación política a nivel interno en Estados Unidos, lanzando en especial una fuerte ofensiva contra el presidente estadounidense y los republicanos.

La publicación de los resultados de su test de ADN se ve al otro lado del Atlántico como un primer paso de la senadora demócrata por Massachusetts de cara a una posible campaña presidencial para lograr la Casa Blanca ya que Trump le había acusado de mentir sobre su supuesta ascendencia indígena. 

Trump llama «Pocahontas» a una senadora en una reunión con indígenas navajos

Efe

Elizabeth Warren tachó de «profundamente lamentable que Trump no pueda aguantar ni siquiera una ceremonia de homenaje sin tener que soltar un insulto racial»

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, generó hoy polémica al referirse jocosamente a una senadora demócrata como «Pocahontas» durante un encuentro en la Casa Blanca con indígenas navajos que sirvieron al país en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Trump suele referirse a la legisladora Elizabeth Warren con el nombre de «Pocahontas» -una famosa joven nativo americana del siglo XVII- para burlarse de las supuestas raíces indígenas de la senadora progresista, y retomó esa costumbre al recibir en el Despacho Oval a cinco veteranos navajos.

«Ustedes estuvieron aquí mucho antes de que ninguno de nosotros estuviéramos aquí», dijo Trump sobre los nativos americanos, que durante la Segunda Guerra Mundial desarrollaron un código basado en el idioma navajo para enviar mensajes cifrados e impedir así que el enemigo los entendiera si lograba interceptarlos.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La senadora Warren demuestra su ascendencia indígena y pide a Trump que pague un millón de dólares