Torra y Puigdemont presentarán el 30 de octubre un «Govern paralelo» en Waterloo

Los cupaires abren la puerta a dejar vacíos los escaños de su formación en el Parlament y se desvinculan del Consell de la República, con el que la Generalitat quiere impulsar un proceso constituyente en Cataluña

Puigdemont y Torra, en agosto en Waterloo (Bélgica)
Puigdemont y Torra, en agosto en Waterloo (Bélgica)

Redacción

El independentismo ha puesto fecha para estrenar su nuevo órgano político en el exterior. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el expresidente Carles Puigdemont han elegido el próximo 30 de octubre como fecha para inaugurar en la sede de la Generalitat el Consell de la República, una especie de Govern paralelo con sede en Bélgica del que ya se ha distanciado la CUP. 

«Nos hemos reunido para empezar a poner en marcha lo que llevamos meses preparando, ya está a punto y tenemos muchas ganas de presentar en el salón de San Jordi del Palau de la Generalitat», ha explicado Puigdemont en la rueda de prensa posterior al encuentro, según recoge Europa Press. El expresidente ha asegurado ante los medios que el lanzamiento se producirá en la sede de la Generalitat el 30 de octubre, «en el corazón de la capital» de Cataluña y bajo el paraguas de unas instituciones «recuperadas» tras «el golpe de Estado del 155».

En la reunión también ha participado el exconsejero huido a Bélgica Toni Comín, que ha aprovechado la comparecencia de prensa para recordar que desde que su salida de Cataluña ha trabajado de manera «intensa» y «leal» con Puigdemont para sacar adelante esta iniciativa. 

Durante la presentación de este lunes no han querido revelar ninguna de las cuestiones más importantes del nuevo organismo. Se lo guardan para el día de la presentación oficial, momento en el que explicarán las funciones o la composición.

Según constató Efe, la reunión entre el expresidente y el nuevo mandatario de la Generalitat se celebró en el Côté Vert, un hotel cercano a la residencia de Puigdemont en la localidad belga de Waterloo, donde se celebró el primer encuentro entre Puigdemont y Torra en junio. Posteriormente, ambos mantuvieron a finales de agosto otra reunión en el Martin's Grand Hotel de Waterloo.

A pesar del contexto de discrepancias en el que se celebraba el encuentro, ambos líderes han rechazado las tensiones entre sus grupos e incluso han llegado a describir la reunión como «muy fraternal», con «cero crispación» y «mucha productividad», con una representación «amplísima» del expectro político secesionista. 

Durante la rueda de prensa, Torra ha asegurado que espera ver a Puigdemont y Comín en el Palau el día 30, fecha de la inauguración del nuevo organismo. Además, el presidente se ha comprometido para lograr que la CUP se sume al proyecto, a pesar de que la formación ha mostrado su disconformidad ante «simbolismos» como este. «Esperemos que de aquí al 30 seamos capaces de convencerlos de la necesidad de estar», ha expuesto Torra, quien ha insistido en que el Consell será una «pieza clave» para el desarrollo del proyecto independentista.

La CUP rechaza implicarse en el Consell de la República

La CUP se ha desvinculado totalmente de esta iniciativa y su diputado en el Parlament Carles Riera ha abierto la puerta a dejar vacíos los escaños de su formación, al tiempo que ha anunciado que su partido no se implicarán en el Consell de la República ni en el Fórum Cívic i Constituent, el foro con el que la Generalitat quiere impulsar un proceso constituyente en Cataluña.

«Si aquí no hay ruptura, el Consell de la República es un elemento simbólico. ¿Qué recorrido puede tener?», ha cuestionado, y ha advertido de que, a su juicio, mantener acciones simbólicas sin una ruptura con el Estado lleva a frustraciones.

Lo ha dicho este lunes en una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, después de que el Consell Polític de la CUP decidiera el sábado que centrará su acción en las calles y que no apoyarán al Govern porque consideran que está renunciando a la autodeterminación y a hacer efectiva la independencia. Ha afirmado que la CUP comenzará una acción de «boicot» en el Parlament y que no colaborará en ninguna acción que considere autonomista.

El diputado ha sostenido que unas nuevas elecciones catalanas «ayudarían a clarificar» la situación actual, pero ha aclarado que la CUP no ha decidido provocar unas nuevas elecciones porque no tiene la capacidad de hacerlo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Torra y Puigdemont presentarán el 30 de octubre un «Govern paralelo» en Waterloo