Alerta en Estados Unidos por una ola de paquetes bomba contra objetivos demócratas

Dos bultos contra Clinton y Obama fueron localizados en el proceso rutinario de revisión de correo postal, mientras que horas después la policía evacuaba la sede de la CNN y recibía otras tres alertas más en diferentes puntos del país


Una ola de paquetes sospechosos ha provocado el pánico en Estados Unidos. El primero en recibir uno de estos bultos fue el inversor multimillonario George Soros, que se topó en su casa con uno de estos artefactos el martes. Pero las alarmas saltaban un día después, cuando las autoridades se topaban con varios artefactos explosivos en sobres de correo dirigidos a la oficina en Nueva York de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y a la residencia en Washington del expresidente Barack Obama. La preocupación ha ido creciendo a lo largo del día, cuando las denuncias se han ido repitiendo en diferentes puntos del país. La sede de la CNN era evacuada por la tarde después de encontrar uno de estos bultos, mientras que las oficinas de dos congresistas demócratas y la del gobernador de Nueva York también se veían obligadas a paralizar su actividad por el hallazgo de uno de estos paquetes. La Policía del Capitolio interceptaba un séptimo paquete en unas instalaciones situadas a las afueras de Washington en las que se procesa el correo postal dirigido a miembros del Congreso.

A pesar de que ninguno de los paquetes bomba ha llegado a explotar antes de ser descubierto, el Servicio Secreto ha alertado de la posibilidad de que se sigan encontrando posibles artefactos en otras instituciones del país. En un momento dado se llegó a afirmar que la Casa Blanca también había sido objetivo de uno de estos ataquesm una información que fue desmentida pocas horas después.

Los paquetes hallados hasta el momento han sido trasladados a centros especializados para ser analizados sin que todavía se halla filtrado a los medios el contenido real de los mismos.

Clinton y Obama hacen saltar las alarmas

El Servicio Secreto de Estados Unidos explicaba en un comunicado recogido por EFE que, en el caso de Obama y Clinton, «los paquetes se identificaron durante los procesos de revisión de correo». En ese proceso rutinario, tras ser identificados como posibles dispositivos explosivos, fueron interceptados antes de que pudiesen llegar a su destinatario y «manejados de manera apropiada como tales».

Según el Servicio Secreto, ninguno de los dos destinatarios corrió riesgo de entrar en contacto con los paquetes. Ahora los agentes investigan su procedencia y si tienen algún tipo de conexión con el paquete interceptado en la vivienda del millonario y filántropo George Soros, cuyo apoyo económico a los demócratas es públicamente conocido. Según informa DPA, este mismo miércoles la fundación de Soros ha criticado el peligro de la «retórica del odio» que, según su comunicado, inunda Estados Unidos. Una fuente de seguridad consultada por la cadena CBS y citada por Europa Press ha indicado que el paquete remitido a la antigua primera dama era similar al artefacto casero enviado a la vivienda de Soros. Según esta fuente, el paquete remitido a Clinton fue enviado a través del Servicio Postal estadounidense.

Por su parte, el FBI de Nueva York indicó que está al tanto del objeto encontrado cerca de la residencia de los Clinton, en la localidad de Chappaqua (Nueva York), y de que sus fuerzas especializadas en terrorismo están colaborando con otras agencias en la investigación. 

Apenas una hora más tarde del hallazgo de estos dos paquetes, las autoridades de Nueva York recibían otro aviso y decidían evacuar el edificio Time Warner, sede de la CNN. Al parecer, un cuarto paquete sospechoso encontrado en el edificio había encendido todas las alarmas.

Entrada del Time Warner Center, sede de la CNN
Entrada del Time Warner Center, sede de la CNN

La Policía local alertaba a todos los ciudadanos que no se acercaran a la zona de Columbus Circle, donde se sitúa el inmueble y procedían a evacuar a todos los que se encontraban en el interior del edificio. Según un mensaje enviado por el presidente de CNN, Jeff Zucker, a sus empleados, se ha evacuado el edificio por precaución «como resultado de un paquete sospechoso que se ha recibido en la sala de correo».

Las primeras informaciones apuntan a que, este cuarto bulto iba dirigido al exdirector de la CIA John Brennan. Según publica la agencia EFE, no está todavía claro por qué razón el paquete dirigido a Brennan fue enviado a la sede de la CNN en Nueva York, ya que no hay indicios aparentes de que el exjefe de la CIA tenga algún contrato con esa cadena. De hecho, es comentarista habitual en un canal de televisión rival.

A pesar de que Brennan no tiene una marcada línea demócrata, lo cierto es que el exdirector de la CIA ha tenido sonados enfrentamientos con el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump considera a Brennan como uno de sus principales enemigos políticos y en el mes de agosto le retiró las credenciales de acceso a la información confidencial del Gobierno, además de calificarlo de «charlatán, partidista y pirata político».

Otros tres paquetes

Tras la alerta en las oficinas de la CNN, las autoridades recibían un quinto aviso. El nuevo paquete era detectado en la oficina de una conocida congresista demócrata, en la localidad de Sunrise (en el sur de Florida). Todavía no se sabe si la congresista se encontraba en la oficina en el momento del hallazgo, puesto que en su agenda tenía un acto electoral que compartiría, precisamente, con Hillary Clinton y con la candidata demócrata a la Cámara de Representantes federal. 

Pocas horas después, saltaba una nueva alarma en la oficina del gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que denunciaba haber recibido e «identificado» en su edificio de Manhattan un «artefacto» sospechoso.

El séptimo paquete se encontraba en unas instalaciones situadas a las afueras de Washington en las que se procesa el correo postal dirigido a miembros del Congreso. El paquete iba dirigido a la congresista demócrata Maxine Waters, una de las figuras de la oposición más criticadas por el presidente estadounidense, Donald Trump. 

Trump tacha el envío masivo de «violencia política»

 El presidente de Estados Unidos ha aprovechado un acto de su agenda para lanzar un mensaje sobre todo lo sucedido a lo largo de este miércoles. Donald Trump ha considerado que el envío masivo de paquetes sospechosos a políticos demócratas es un «acto de violencia política» y ha apelado a la unidad para combatirlo: «En estos momentos tenemos que unirnos y mandar un mensaje inequívoco de que los actos o las amenazas de violencia política de cualquier tipo no tienen cabida en Estados Unidos». También Melania Trump, que nunca suele pronunciarse, ha mostrado su condena a estos «ataques cobardes». «Condeno enérgicamente a todos los que eligen la violencia», ha enfatizado, al tiempo que ha dado las gracias a las fuerzas de seguridad.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Alerta en Estados Unidos por una ola de paquetes bomba contra objetivos demócratas