Aznar bendice a Casado, «la esperanza» para la refundación del centroderecha

«Pablo, ¿cuándo vamos a ganar las elecciones?», preguntó al presidente del PP


madrid / la voz

José María Aznar designó en su día a Mariano Rajoy como su sucesor al frente del PP, pero este martes quedó demostrado que su verdadero delfín es el actual presidente del partido. Pablo Casado fue su director de gabinete, dos años en los que recorrieron juntos el equivalente en kilómetros a veinte vueltas al mundo, recordaron este martes entre sonrisas. Después lo sucedió como jefe supremo en Génova. Y ahora aspira a seguir también sus pasos alcanzando algún día la Moncloa. «Pablo, ¿cuándo vamos a ganar las elecciones?», le preguntó este martes Aznar. «Cuanto antes. Estoy en ello. Muy pronto, por el bien de España», respondió Casado.

Hubo un tiempo no muy lejano en el que se especuló con que el expresidente del PP y del Gobierno se estuviese replanteando cambiar de chaqueta y enfundarse el naranja de Albert Rivera. No solo es que no conectara con la forma en la que Rajoy entendía la política, sino que acabó públicamente enfrentado con él. Pero todo eso queda ya muy atrás, y desde hace tres meses, coincidiendo con la conquista por Casado de la presidencia del PP, no es que Aznar haya dejado de ser persona no grata en Génova 13, es que hasta parece que tiene una copia de las llaves.

Aznar y Casado volvieron a escenificar este martes su buena sintonía durante la presentación del último libro del expresidente: El futuro es hoy, España en el cambio de época, de Ediciones Península. Ambos se subieron al escenario para participar en un debate en el que no hubo discusión alguna. Solo flores. El presentador puso varios temas encima de la mesa: la Constitución, la refundación del centroderecha en España, las amenazas de los populismos... «Estoy totalmente de acuerdo», decía el uno tras la intervención del otro. «Comparto todo lo que acabas de decir», decía el otro tras la intervención del uno.

«La gran esperanza»

El expresidente del Gobierno se refirió a Casado como «la gran esperanza» para liderar la reconstrucción del centroderecha español y el más capacitado para garantizar esa «continuidad histórica necesaria» que se merece el partido del que continúa siendo afiliado. «Ojalá tenga éxito, la situación de España y del mundo lo demanda», deseó.

El pupilo asumió el encargo, reconociendo que su gran aspiración es volver a aglutinar «todo lo que está a la derecha del PSOE», como en su día logró hacer Aznar. «A nadie se le oculta que aspiro a recuperar ese proyecto. ¿Es posible? Es necesario e imprescindible», aseveró.

Casado se muestra entusiasmado por lanzarse a recuperar el voto que en los últimos años se fue fugando a cuentagotas y a chorretones de las listas populares. Tiene claro que comenzará por la derecha. Y que lo hará «sin complejos», presumió este martes.

Además de hacia la derecha, el nuevo PP también mira hacia el pasado. Esperanza Aguirre, Ángel Acebes, Manuel Pizarro, José María Michavila, José Manuel Soria, Jaime Mayor Oreja... Recuerda a un Consejo de Ministros de finales de los noventa o de principios de siglo, pero en realidad son los nombres que este martes coparon las primeras filas del auditorio de la Fundación Rafael del Pino en Madrid, en donde se presentó la obra. Sin duda, todo un espaldarazo hacia el nuevo dirigente popular y hacia su manera de entender la política.

El que no acudió fue Rajoy. Y eso que su nueva oficina en el Registro Mercantil número cinco de Madrid le queda justo al otro lado de la calle. A unos 200 metros. Pero este martes había Champions.

Teodoro García Egea: «Somos así; al que no le guste, seguramente no será del PP»

«Somos así; al que no le guste, seguramente no será del PP». El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, salió este martes en defensa de la nueva posición ideológica que se ha fijado en Génova desde que Pablo Casado tomó el relevo de Mariano Rajoy. En los últimos días barones territoriales como Alfonso Alonso y Ángel Garrido, líderes de la formación en el País Vasco y Madrid, respectivamente, alertaron a la dirección nacional sobre la importancia de no perder de vista el centro político, poniendo así en duda que el cambio de rumbo hacia la derecha decretado tres meses atrás por Génova sea la mejor estrategia para recuperar los votantes que han ido abandonando sus siglas en los últimos años. «No nos vamos a mover de donde estamos. Es que siempre hemos sido así y, al final, a la gente que quiere que hablemos claro, no le molesta, en absoluto, que digamos las verdades», comentó en una entrevista en la emisora Esradio.

«Nadie duda de Casado»

García Egea también abrió el paraguas para proteger a su líder de la lluvia de críticas internas que cuestionan la sobreexposición a la que está sometido el presidente del PP. «Nadie duda del liderazgo de Casado. Hay más ilusión en la calle que la que había en junio», comentó. La dirección nacional presume de que las afiliaciones han aumentado desde su triunfo en las primarias y confían en que la conexión con el electorado comience ya a reflejarse en las elecciones andaluzas.

Comentarios

Aznar bendice a Casado, «la esperanza» para la refundación del centroderecha