La carta del hijo de Juana Rivas: «Cada día me da miedo pensar que nos matará»

La defensa de Juana Rivas presenta varias cartas del hijo mayor en la que denuncia presuntos malos tratos por parte de su padre


Juana Rivas tenía que entregar a sus dos hijos, de cuatro y doce años, a su padre el pasado domingo pero no lo hizo. Su defensa ha presentado ante el Ministerio de Asuntos Exteriores un informe para justificar esta acción. Entre otros documentos se adjuntan tres cartas del hijo mayor en las que narra presuntos episodios de insultos y malos tratos por parte de su padre, Francesco Arcuri. La defensa del italiano ha negado todas las acusaciones y pedido la entrega inmediata de los niños. 

ABC Sevilla ha reproducido las cartas del niño: «Hola. Os quiero explicar lo que me pasa desde que nací con mi padre y mi hermano (…) Cada día me llama mierda, no valgo nada, soy un gusano asqueroso, me agarra las muñecas de los brazos, me pega tortazos, empujones… y a mi hermano lo abandona, le amenaza haciéndole creer que todo es normal». A lo largo de estas cartas el pequeño narra diversos episodios de presuntos malos tratos. 

«Tira a mi hermano por las escaleras, nos da tortazos nos tira sillas, me empuja contra la pared apretándome el pecho, me aprieta sus manos en mi cuello sin dejarme respirar, es muy feo para mí que no puedas respirar porque me da mucho miedo de que me muera. Me aprieta de las muñecas y delos brazos, me amenaza, me tira de la camiseta hasta arrancármela».

«Cada día me da miedo pensar que a mí o a mi hermano nos pegará con un palo o nos matará! Yo veo casi imposible pedir ayuda o poder resistirme! Tengo miedo de que se caiga un vaso o que se derrame el agua, intento no decirle nada aunque me haga sufrir tanto! No quiero que me quede aquí! Tengo mucho miedo! Hoy me he levantado hundido, pensar que hoy me tengo que ir!».

«Yo no quiero vivir toda mi vida de este modo por favor ayudarme a mí y a mi hermano. Tengo mucho miedo a que sigamos viviendo en Italiano quiero vivir toda mi vida de este modo por favor ayudarme a mí y a mi hermano. Tengo mucho miedo a que sigamos viviendo en Italia, a no poder vivir con mi madre, tengo mucho miedo de que esto no se acabe de no ver a mi familia porque mi cuerpo no pueda respirar más. Por favor, que alguien me explique por qué la vida de mi hermano y mía parece que no vale nada».

«Por favor, que alguien nos saque de aquí, yo no quiero que le pase nada a mi padre, pero que nos deje vivir con mi madre porque ella nos cuida de verdad. Por favor que alguien nos ayude a que mi padre no nos pueda hacer todo el daño que quiera (...). No sé qué le pasa a mi padre, tengo mucho miedo. Pero algo muy malo le pasa porque hace cosas muy malas a mí y a mi hermano».

«El viernes me pasó un episodio que me cuesta recordar por el dolor. (...)Tenía que venir a Cagliari a las 5 y 15 para hacer una actividad con mi madre y mientras íbamos en el coche mi padre perdió los nervios sin ningún sentido me agarró muy fuerte de las muñecas y del brazo y poco después paró el coche gritando en medio de la carretera tirándome del pelo gritándome y pegándome patadas, a mi hermano lo callaba: le gritaba. Luego cogió mis cosas y me las rompió al suelo, me agarró de nuevo de los brazos y las muñecas y seguimos con el coche».

«Tuve mucho miedo, yo y mi hermano. […] Por favor, os pido ayuda y que todo se acabe pronto. Porque es muy duro para mí y mi hermano que es muy pequeño. También me grababa el audio con el móvil diciendo cosas de mentira cuando conducía el coche y cuando paró el coche a torturarnos decía "Me estás haciendo daño" cuando me lo hacía a mí y gritaba muchas veces que yo le hacía daño y yo estaba quieto con mucho miedo y es mentira él me agarraba de las muñecas muy fuerte y yo con mucho miedo lloraba y también mi hermano. AYUDA NO AGUANTAMOS MÁS! Firmado Gabriel».

ABC Sevilla ha publicado los extractos de esas tres cartas. Mientras tanto la defensa del italiano Francesco Arcuri, expareja de Juana Rivas, criticó hoy que esta no haya permitido que los hijos, de 12 y 4 años, vuelvan con su padre y pidió a la Justicia italiana que ordene la entrega inmediata y que suspenda el derecho de visitas de Rivas o que estas se hagan con vigilancia.

«Solicitamos la entrega inmediata de los menores al padre (...) y que se revoque inmediatamente el derecho de visita a favor de la madre o, como alternativa, que este se organice en un ambiente protegido y en el interés principal de los menores», explicaron a Efe los abogados de Arcuri en Italia.

Juana Rivas tendría que haber entregado a los niños el pasado domingo a Arcuri -condenado en España en 2009 por malos tratos y denunciado de nuevo en 2016- pero no lo hizo alegando supuestos malos tratos por parte del padre al menor de sus hijos.

El viernes pasado, Arcuri dio a los niños a Rivas y entonces la madre vio que su hijo menor se quejaba de dolor en la parte baja de la espalda, donde presentaba un hematoma, contaron a Efe fuentes jurídicas.

Juana fue con él a un hospital en Cagliari, capital de la isla italiana de Cerdeña, e interpuso una denuncia porque, según el relato de los menores, el moratón era consecuencia de un enfado del padre, que empujó al más pequeño contra los hierros de la cama porque no podía dormir y después lo alzó y lo lanzó contra una pared, dijeron las fuentes jurídicas.

La defensa de Arcuri negó hoy estos hechos y dijo que son «circunstancias totalmente irreales y fruto de la imaginación de Rivas que, por enésima vez, utiliza a los niños, poniéndolos contra el padre, para crear pretextos inútiles y perjudiciales».

Según los abogados de Arcuri, Juana se negó a devolver a los pequeños al padre para que pudieran regresar a Carloforte, en la isla de San Pietro, al sur de Cerdeña, donde residen habitualmente, sin ofrecer detalles sobe dónde iba a permanecer.

«Arcuri hasta la fecha no sabe dónde están sus hijos, con quién y cómo están», recalcaron las fuentes.

Arcuri ha puesto una denuncia contra Rivas ante los carabineros italianos y pide la entrega inmediata de los menores para que estos puedan ir a la escuela en Carloforte, donde están inscritos.

Los niños viven actualmente con Arcuri, quien tiene la custodia provisional de los pequeños desde agosto de 2017, cuando Rivas acató la orden judicial en España que la obligaba a entregar a los menores a su padre, tras permanecer casi un mes en paradero desconocido.

El pasado 27 de septiembre se celebró la última vista del proceso civil que decide en Italia a quién de los dos progenitores corresponde la custodia de los menores, que comenzó en noviembre de 2017 en el Tribunal de Cagliari, sin que aún haya emitido un fallo.

Comentarios

La carta del hijo de Juana Rivas: «Cada día me da miedo pensar que nos matará»