Las mujeres rompen otro techo de cristal

Rosa Paíno
Rosa Paíno REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

En la imagen, India Sharice Davids
En la imagen, India Sharice Davids JIM LO SCALZO

Consiguen un récord de representación con la llegada de figuras como la latina Ocasio-Cortez

08 nov 2018 . Actualizado a las 08:01 h.

En las primeras elecciones estadounidenses del #MeToo, las mujeres han hecho historia. Otro techo de cristal que cae. Gran parte del éxito de la marea azul se lo debe el Partido Demócrata a ellas: jóvenes, miembros de minorías étnicas y religiosas, y más a la izquierda que sus predecesores. Ocuparán a partir de enero más escaños que nunca en el Congreso: 118 congresistas y senadoras (las 108 elegidas el martes se suman a las 10 senadoras que siguen en su escaño), frente a las 107 de hace dos años, a falta del recuento total de votos. También son la responsables de la diversidad que entra en ambas Cámaras del Capitolio.

Si hay una figura emergente estelar esa es una puertorriqueña del Bronx que hasta hace apenas cinco meses servía copas en un bar neoyorquino para completar su sueldo de educadora comunitaria. La demócrata Alexandria Ocasio-Cortez se convierte a sus 29 años recién cumplidos el 13 de octubre en la congresista más joven de la historia del país y amaga con dar la batalla a la vieja guardia de un partido desnortado en la era Trump. Ocasio-Cortez encarna el cambio en toda regla: joven, mujer, latina y escorada a la izquierda (se identifica como «demócrata socialista»). Algo se mueve en al formación cuando gana en un distrito de mayoría hispana en el que Hillary Clinton obtuvo cuatro de cada cinco votos en las presidenciales del 2016.

Sin complejos, en su discurso del triunfo anunció: «Si vamos a dar vuelta el rumbo de este barco como país, no basta con lanzar una roca al jardín de nuestro vecino, debemos limpiar nuestro propio fondo». «No hay nada inherentemente noble en proteger un status quo que no atiende las necesidades de los estadounidenses de clase trabajadora», añadió. Un claro mensaje a los elefantes demócratas que sobrepasan ya la edad de jubilación: Nancy Pelosi, de 78 años; Bernie Sanders, de 77, o la senadora Elizabeth Warren, 69.