Alcoa acepta negociar... pero solo los despidos

La multinacional esquiva el guante que le lanza el Gobierno para buscar alternativas al cierre


la voz

El frente político que conforman los ministerios de Industria y Transición Ecológica, la Xunta, el Principado y los ayuntamientos de A Coruña y Avilés se va a topar de frente con una Alcoa implacable que no parece nada dispuesta ni a retirar los casi 700 despidos ni a aplazar el cierre de las dos plantas de aluminio primario. La multinacional no reacciona oficialmente al acuerdo alcanzado el jueves por las tres administraciones, que le instan a retirar el expediente y a sentarse a negociar una alternativa que garantice la continuidad de las fábricas. No reacciona, pero sí lo hace para insistir en que su prioridad sigue siendo negociar, pero con los sindicatos, las condiciones de los despidos y un plan social para la plantilla que amortigüe el golpe. «Ahora estamos en el período de información y consultas y lo que queremos es abrir la mesa de negociación con los representantes que nombren los sindicatos», explicaron fuentes del grupo estadounidense en España. Porque los comités de empresa de A Coruña y de Avilés están dando plantón a la compañía en las reuniones de ese período de consultas porque sostienen que el expediente es ilegal. Los sindicatos fían el futuro de las plantas a la negociación política.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Alcoa acepta negociar... pero solo los despidos