Arranca la reunión del G-20 marcada por la tensión en Ucrania o el asesinato de Khashoggi

Macri abre el encuentro pidiendo diálogo en medio de un clima hostil entre China, Estados Unidos y Rusia


Redacción / Agencias

«Los desafíos globales requieren de soluciones globales», dijo Macri en la apertura de la cumbre del G20 en Buenos Aires. «La clave es diálago, diálogo, diálogo», subrayó el presidente argentino. El tono del encuentro, sin embargo, viene impuesto por el presidente Donald Trump, el clima de alta tensión con Rusia y la «guerra comercial» entre Estados Unidos y China. También por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi que, sin embargo, no sirvió para que Vladimir Putin disimulase un entusiasta saludo al príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman, en el foco de la polémica por el crimen.  

Pedro Sánchez conversó a su llegada con la primera ministra británica, Theresa May, con el presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y con su homólogo del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Como informa Europa Press, Sánchez ha tomado parte de una conversación distendida momentos antes del inicio de la reunión del G-20, en la que también han participado el presidente del Consejo de Ministros italiano, Giuseppe Conte, y el primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte. Justo después los líderes mundiales han saludado uno a uno de forma protocolaria al presidente de Argentina, Mauricio Macri, como anfitrión del foro.

Agradecimientos de Macri a Trump

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, agradeció espcialmente a su colega estadounidense, Donald Trump, con quien se reúne hoy en Buenos Aires, el «enorme apoyo» que ha dado al país austral en los «momentos difíciles» económicos que ha vivido este año.

Llegada de Donald Trump a la Casa Rosada. En la imagen, con el presidente argentino Mauricio Macri
Llegada de Donald Trump a la Casa Rosada. En la imagen, con el presidente argentino Mauricio Macri

«Estamos muy contentos de tenerte acá en nuestro país. Es un gran momento para agradecer el enorme apoyo recibido por parte de Estados Unidos y de tu Gobierno, especialmente en este último año donde estamos atravesando momentos difíciles», dijo el mandatario argentino a Trump en un saludo oficial en la Casa Rosada.

El jefe de Estado argentino destacó como ejemplo la ayuda recibida por Estados Unidos para el acuerdo al que llegó su Ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional, con el que el país austral «ha empezado a construir de vuelta un mejor futuro» después de la fuerte devaluación del peso y otros desequilibrios que desencadenaron una fuerte recesión.

Trump, por su parte, aseguró que conversará con Macri, en la reunión que mantendrán esta mañana, sobre «temas que benefician a ambos países» como el «comercio y las compras de material militar». «Hace años que soy amigo de Mauricio, era un hombre muy joven, muy apuesto, nos conocemos muy bien. Hice negocios con su padre, excelente, muy buen amigo mío», recordó el presidente de EE.UU.

«(Cooperamos en) Un gran trabajo, exitoso, uno de los trabajos que hicimos en Manhattan en la época en que yo era solamente un ciudadano, sin saber que su hijo en algún momento se convertiría en presidente de Argentina, y creo que usted tampoco sabía que yo me convertiría en presidente de EE.UU.», agregó. Se trata de la primera visita de Trump a Argentina y a América Latina desde que llegó al poder en enero del 2017.

Trump viajó a Buenos Aires acompañado, además de por la primera dama, por su hija y asesora, Ivanka Trump, y su yerno y asesor, Jared Kushner; además de por el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, entre otros. Permanecerá en la capital hasta la noche del sábado, justo después de culminar una cena de trabajo con el presidente chino, Xi Jinping, en la que ambos podrían alcanzar un acuerdo para frenar la guerra comercial entre Estados Unidos y China. «Estamos muy cerca de hacer algo con China, pero no sé si quiero hacerlo», aseguró hoy Trump antes de abandonar la Casa Blanca. «Creo que China quiere llegar a un acuerdo, y estoy abierto, pero francamente, me gusta el acuerdo que tenemos ahora», agregó.

Entre los temas que la delegación británica buscará impulsar en esta cumbre, según informaron fuentes diplomáticas, figuran una «visión positiva y constructiva sobre el futuro del comercio global, las oportunidades generadas por las nuevas tecnologías» y «la necesidad de asegurar calidad de educación para todas las niñas». «Y la importancia de cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París para combatir el cambio climático», señalaron.

La tensión geopolítica enturbia el G20

Rosa Paíno

Trump cancela la cumbre con Putin en respuesta a la escalada bélica entre Rusia y Ucrania

La cumbre del G20 que comienza hoy en Buenos Aires se presenta como una de las más tensas en los diez años de existencia del grupo. Los anuncios realizados ayer por Donald Trump amenazan con dar al traste con la cita antes incluso de que Mauricio Macri la dé por inaugurada y con repetir el desastre del G 7 de junio en Canadá. De fondo hay conflictos políticos y económicos solapado: la escalada bélica entre Ucrania y Rusia, la guerra comercial entre EE.UU. y China y la responsabilidad de Arabia Saudí en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. El G20 siempre concluyó con una declaración final, pero esta vez ni tan siquiera está asegurada. Y, si la hay, será un consenso de mínimos.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Arranca la reunión del G-20 marcada por la tensión en Ucrania o el asesinato de Khashoggi