Trump y Xi se dan una tregua

Congelan la subida de aranceles y se dan 90 días de plazo para negociar un acuerdo

Xi y Trump, en primer término de la imagen, durante su reunión en Argentina
Xi y Trump, en primer término de la imagen, durante su reunión en Argentina

Redacción / la voz

Diez meses de guerra arancelaria han sido tiempo más que suficiente para que las dos mayores potencias económicas del mundo cayeran en la cuenta de que ambas salían perdiendo. Por eso,

Estados Unidos y China llegaron a la cumbre del G20 en Buenos Aires con la intención, y la necesidad, de enarbolar la bandera blanca. Y eso es lo que ocurrió en la madrugada de ayer, como colofón al encuentro multilateral de los veinte países más ricos del mundo que, sin llegar a condenar expresamente las políticas proteccionistas, dejaron caer de soslayo sus preocupaciones por «los problemas del comercio» que amenazan a la economía mundial con una nueva recesión.

Después de dos horas y media de negociación, los presidentes Xi Jinping y Donald Trump alcanzaron un acuerdo que, de entrada, paraliza un nuevo incremento de los aranceles estadounidenses que se iba aplicar el 1 de enero para las importaciones chinas. Tras esta decisión se abre una tregua que durará 90 días, que es el plazo que se han dado ambos mandatarios para buscar acuerdos en una incierta negociación. «Fue un encuentro sorprendentemente productivo, con posibilidades ilimitadas tanto para Estados Unidos como para China», dijo el inquilino de la Casa Blanca.

Mientras dure el diálogo, Trump accedió a mantener en el 10 % las tasas de importación de los productos chinos que entran en el país por valor de 200.000 millones de dólares y a no aplicar el incremento anunciado del 25 % a partir del 1 de enero del 2019. La otra parte del acuerdo contempla que China comprará «una cantidad aún no decidida, pero muy sustancial, de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros a Estados Unidos para reducir el desequilibrio comercial» entre ambos países, explicaron fuentes de la Casa Blanca. «Si al final de este período las partes son incapaces de llegar a un pacto, las tarifas subirán al 25 %», reseñó el comunicado que da cuenta del pacto.

Washington ha impuesto aranceles a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares (casi unos 221.000 euros) desde el pasado julio, y Trump había amenazado con sancionar bienes por otros 267.000 millones, lo que superaría con creces el volumen de importaciones de China a Estados Unidos, que en el 2017 se situó en 506.000 millones.

China penalizará el fentanilo, en un gesto humanitario hacia EE. UU.

El fentanilo y otros opioides sintéticos similares matan a casi 10.000 personas al año en Estados Unidos. China es el principal proveedor de este producto y otros derivados en el mercado americano, de ahí la relevancia de la decisión manifestada por el gigante asiático para combatir su comercialización.

Fue al término de su encuentro con su homólogo Trump cuando Xi Jinping se comprometió a designar el fentanilo como «sustancia controlada» en China y a imponer «duras penas» a quienes comercien con esta sustancia. El anuncio fue tan bien recibido que la Casa Blanca lo calificó de «gesto humanitario maravilloso del presidente Xi».

No es para menos. El fentanilo es un opioide sintético 50 veces más poderoso que la heroína y 100 veces más que la morfina, que se usa legalmente para tratar dolores crónicos pero que en los últimos años ha desatado una crisis de muertes en el país norteamericano por su consumo abusivo.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Trump y Xi se dan una tregua