Rosario Porto cambia de compañera: de una homicida a una narcotraficante

La cárcel de A Lama adopta medidas de protección tras el último intento de suicidio de la madre de Asunta


pontevedra / la voz

Después de que se autolesionara de nuevo, la primera medida que adoptó la dirección del centro penitenciario de A Lama con Rosario Porto fue la de cambiarle la interna de confianza que tenía asignada. Mientras la madre de Asunta continúa en el módulo de enfermería de la prisión pontevedresa, está en todo momento acompañada por una presa de nacionalidad española que cumple condena por narcotráfico.

Su rostro es conocido, no así su nombre, según las fuentes consultadas por La Voz. Tiempo atrás apareció en un programa de televisión denunciando las deplorables condiciones de las prisiones de algunos países sudamericanos, entre ellas la peruana en la que, por entonces, estaba recluida. Sus críticas y reproches tuvieron eco y la mujer terminó siendo repatriada.

La experiencia traumática que la ahora compañera de Rosario Porto tuvo que vivir en Perú la hace especialmente empática, según las mismas fuentes. Y además se muestra agradecida por el trato que ha recibido de las autoridades españolas y de los funcionarios del penal pontevedrés.

Aparentemente, el carácter de la nueva reclusa contrasta con el que mostraba la que Porto tuvo asignada como apoyo hasta su último intento de suicidio, aunque ambas comparten haber sido, de alguna manera mediáticas. Si la acompañante de ahora apareció en un programa de televisión, el juicio de la anterior fue seguido por medios de comunicación de toda España, pues intentó matar a la primera mujer de su marido para quedarse con la pensión de viudedad.

Chocaba con Rosario

Condenada en el año 2015 a nueve años de prisión por intento de homicidio, esta mujer parece que chocaba en bastantes ocasiones con Rosario Porto. Y de hecho, la mañana en la que la compostelana intentó ahorcarse en las duchas con el cordón de la sudadera de un chándal, la reclusa le reprochó que hubiese descuidado su higiene insistiéndole en que se duchara.

Fue esta presa la que alertó a los funcionarios penitenciarios que auxiliaron a la asesina de Asunta, a la cual se le sigue aplicando el protocolo de prevención de suicidio y cuenta con vigilancia especial. Las fuentes consultadas coinciden en que el carácter de Porto ha cambiado desde que llegó a la cárcel de A Lama, toda vez que en Teixeiro, supuestamente, llegó a acumular más de cuarenta partes disciplinarios. En cambio, su relación con otras internas no es muy buena, y hay algunas que la califica de altiva.

Hace unos días, Rosario Porto fue amenazada por otra reclusa, que tuvo que ser aislada y que, según trascendió ayer, la llamó «asesina de niños». La reclusa en cuestión fue derivada a otro departamento para que el incidente no pasara a mayores.

Celosa de la fama del Chicle

Se da la circunstancia de que Rosario coincidió en la enfermería con Enrique Abuín, el Chicle. Durante el tiempo en el que ambos compartieron espacio hay quien dice que ella se puso celosa por la atención que los medios de comunicación dispensaban al homicida confeso de Diana Quer. Rosario había dejado de ser el foco de la atención mediática. Lo cierto es que la prensa se sigue interesando por ella, una atención que las fuentes consultadas consideran que no hace más que alimentar su ego, un interés del que, incluso, supuestamente ha llegado a presumir en algún momento de su reclusión en el centro penitenciario.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rosario Porto cambia de compañera: de una homicida a una narcotraficante