Sigue habiendo ofertas de trabajo indecentes

ACTUALIDAD

MARIA PEDREDA

10 dic 2018 . Actualizado a las 09:31 h.

La Constitución española durante sus 40 años de vida viene recogiendo en su capítulo primero (el que hacer referencia a los derechos y deberes fundamentales de los ciudadanos) que «todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo». Se trata del artículo 35, en el que se especifica también que «la ley regulará un estatuto de los trabajadores».

Hay que entender que el trabajo digno es un derecho fundamental que nos atañe a todos los españoles. Parece lógico pensar que debe de ser lo suficientemente importante como para que siga plasmado en la Carta Magna, que fue reformada hasta en dos ocasiones. Pese a ello, la realidad se empecina en demostrar que hay más de tres millones de personas que están en edad de trabajar, quieren hacerlo, pero no pueden. Esta realidad coexiste con el hecho de que se publicitan ofertas de trabajos miserables.

Este mismo fin de semana rastreando por los buscadores más relevantes encuentro algunos ejemplos: promotor para realizar una acción en un establecimiento comercial situado en una importante ciudad del sur de España. El contrato laboral es de dos días en horario de 10 a 14 horas y de 17 a 20.30. El sueldo: 6,5 euros brutos la hora, a los que se suman 9 euros de desplazamiento y 7 euros de dieta. En total: 58 euros brutos. Como son brutos el interesado debe de descontar lo que tiene que abonar a la Seguridad Social y demás.