Rajoy: «La vida me va estupendamente»

El expresidente gallego rechaza pisar cualquier charco y limita su intervención en el cónclave popular a recordar viejas historias


Madrid | La Voz

Rajoy evitó acercarse a cualquier posible charco con el que salpicar a la nueva dirección del partido. Su intervención era una de las que se aguardaba con más morbo en toda la convención, pero lo cierto es que mantuvo una distancia de seguridad considerable respecto a cualquier polémica y se dedicó a hablar del pasado. Para ello, la organización le buscó el formato que mejor le podía encajar para que la incomodidad fuese lo más cómoda posible: junto a su amiga del alma Ana Pastor, en un género que la presidenta del Congreso definió como «entre la entrevista, la conversación y el privilegio de conversar con un gran amigo, un gran maestro del que hemos aprendido tanto». Rajoy respondió con su habitual retranca: «Esperemos que no sea una tertulia, porque yo, a estas alturas de mi vida, no voy a acabar de tertuliano», bromeó.

El eje temático de esta charla fueron los 40 años de la Constitución, de la que, como también era previsible, realizó una defensa numantina. «Ha sido democracia, libertad, derechos humanos, cohesión social...». Y por si a alguien le quedaba alguna duda, aportó una retahíla de datos para demostrar lo que había avanzado el país en los últimas cuatro décadas, como la esperanza de vida, la mortalidad infantil o la red de autopistas. «He estado en la frontera con Portugal esperando tres horas o más a que un señor me pusiera un sello», recordó.

La de cuando cruzaba la raia en el coche con sus padres es una de sus historias favoritas junto a la de cuando pegaba carteles en Pontevedra como cualquier militante de base.

«¿Cómo te va la vida ahora?», le preguntó Pastor por su retiro. «Pues la verdad, estupendamente. La gente me trata muy bien, y aquellos a los que no le gusto, que son muchos, pues tienen el buen gusto de no contármelo», concluyó el expresidente.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rajoy: «La vida me va estupendamente»