La dimisión de Espinar agrava el caos en Podemos y deja a Iglesias muy debilitado

El secretario general convoca al consejo ciudadano tras el portazo del líder en Madrid


Redacción

Podemos se derrumba. La crisis que sufre la formación, la más grave en sus cinco años de historia, va mucho más allá de un enfrentamiento personal entre el secretario general, Pablo Iglesias, y quien fue su número dos Íñigo Errejón. La decisión del candidato a la Comunidad de Madrid de presentarse a las elecciones en alianza con la plataforma Más Madrid, promovida por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, y la decisión de Iglesias de presentar una lista alternativa había provocado un goteo de dimisiones y críticas en diferentes territorios de miembros del sector afín a Errejón. Pero este viernes fue uno de los dirigentes considerados más próximos a Pablo Iglesias, el líder de la formación en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, quien presentó por sorpresa su dimisión irrevocable de todos sus cargos en el partido y de su acta de diputado autonómico, que lleva a aparejada también la renuncia a su escaño de senador. 

Presiones de Iglesias

«Participar en un proyecto político implica compartir valores, ideas, y ponerlas en marcha», señala Espinar en su despedida, en la que añade que «en la situación actual no se dan las condiciones para llevar a cabo el proyecto de Podemos en Madrid hacia donde yo creo que debe dirigirse». La decisión de Espinar es un mazazo para el liderazgo de Pablo Iglesias y está vinculada a las presiones del secretario general para que el líder de la formación en Madrid forzara la ruptura con Errejón y creara una candidatura alternativa, descartando cualquier alianza. Espinar, como otros dirigentes del partido, era partidario, sin embargo, de buscar puntos de encuentro para preservar la unidad y eludir un cisma de consecuencias muy negativas para Podemos y para toda la izquierda en Madrid.

Pese a la rápida respuesta del secretario general a la decisión de Errejón, que interrumpió incluso su baja por paternidad, y a las durísimas críticas del secretario de Organización, Pablo Echenique, que llegó a decir que «de algo tendría que vivir» Errejón hasta mayo, Espinar había guardado hasta ahora silencio. 

Posible unión a Errejón

El ya ex líder de Podemos en Madrid se ha sentido ninguneado en todo este proceso. Aceptó de mala gana que Iglesias pactara con Errejón que este fuera el candidato a la comunidad, pero eludió siempre criticar al ex número dos. Y tampoco apoyó la decisión de la dirección de expedientar a los seis concejales de Podemos en el Ayuntamiento de Madrid que no concurrieron a las primarias de la formación y se unieron directamente a la plataforma de Carmena. Ahora, nadie descarta que Espinar acabe integrándose en Más Madrid.

A cuatro meses de las municipales y autonómicas, la situación en Podemos es caótica. Ha renunciado a concurrir a las locales en Madrid, no tiene candidato a la comunidad y la crisis se extiende por otras federaciones. Ante esta grave crisis, Iglesias ha convocado una reunión del consejo ciudadano estatal para el próximo sábado, 2 de febrero.

Comentarios

La dimisión de Espinar agrava el caos en Podemos y deja a Iglesias muy debilitado