El Supremo de Brasil autoriza a Lula a salir de la cárcel para velar a su hermano

La Policía Federal le había negado el permiso aduciendo problemas logísticos para su traslado


Redacción / Agencias

Un juez del Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil autorizó este miércoles al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a salir temporalmente de prisión para despedirse de su hermano mayor, fallecido este martes y que cuya capilla ardiente se instaló en la localidad de São Bernardo do Campo, en São Paulo, después de que la Policía Federal le negara el permiso.

Lula pidió el martes a la Policía Federal que le permitiera acudir al velatorio y el entierro de su hermano Genival Inácio da Silva, que murió a los 79 años a causa de un cáncer de pulmón. La ley brasileña permite a los presos salir brevemente de prisión por la muerte de un familiar cercano.

El cuerpo de seguridad le negó el permiso alegando que no hay agentes ni recursos suficientes para garantizar la seguridad de Lula, ya que la mayoría de los efectivos y equipos están trabajando en las operaciones de búsqueda y rescate en Brumadinho, donde el pasado viernes colapsó una presa dejando al menos 84 muertos y 300 desaparecidos.

La defensa de Lula recurrió inmediatamente ante el STF y argumentó que estar presente en «la última despedida» a su hermano es un derecho humano y subrayando la urgencia, ya que el funeral está previsto para este miércoles a las 13.00 (hora local) en São Paulo.

«Los eventuales problemas apuntados por la Policía, en mi opinión, no deben obstar el cumplimiento de un derecho asegurado a aquellos que están sometidos al régimen de cumplimiento de pena», ha esgrimido el jefe del alto tribunal, según informa el diario local Folha.

Toffoli indicó que Lula se podrá ver con sus familiares, aunque solo con ellos, en unas instalaciones militares de São Paulo para expresarles «su debida solidaridad», «incluso con la posibilidad de que el cuerpo pueda ser trasladado a la referida instalación militar», si la familia lo autoriza.

No obstante, el magistrado ha vetado el uso de teléfonos móviles u otros medios de comunicación, así como la posibilidad de que Lula realice declaraciones públicas o a la prensa.

Lula está preso desde el pasado mes de abril para cumplir una condena a doce años de cárcel por aceptar un tríplex de lujo en São Paulo de la constructora OAS como pago a sus favores políticos. Ya ha sido imputado en otros seis casos derivados de Lava Jato y tiene tres denuncias pendientes.

El antiguo sindicalista esgrime que todas estas acusaciones obedecen a una persecución política contra él y contra su sucesora en el cargo, Dilma Rousseff, por parte de las nuevas autoridades brasileñas.

Comentarios

El Supremo de Brasil autoriza a Lula a salir de la cárcel para velar a su hermano