Hacienda aflora 120.000 contribuyentes que ocultaban sus alquileres turísticos

La lucha contra el fraude recaudó más de 15.000 millones en el 2018, casi su récord


madrid / la voz

En la campaña de la renta 2015 Hacienda puso bajo el foco los alquileres de vivienda no declarados, especialmente a los propietarios que arrendaban pisos turísticos aprovechando el bum de plataformas digitales como Airbnb. Primero a través de cartas y luego con un sistema de alertas en la web al presentar el IRPF, el fisco avisaba a los contribuyentes olvidadizos de que estaban obligados a declarar los ingresos que el fisco sabía que habían percibido. Y esta fórmula ha dado resultado, ya que en los últimos tres años, un total de 120.000 contribuyentes los declararon de forma voluntaria, según anunció ayer Jesús Gascón, director general de la Agencia Tributaria, en el Congreso, donde compareció para informar sobre el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de este año. 

Gascón defendió este tipo de medidas que impulsan el cumplimiento fiscal voluntario de los contribuyentes, pese a que haber optado por la vía de la inspección podía haber tenido un «gran impacto recaudatorio» si se hubiesen producido liquidaciones. De hecho, destacó la importancia de una «estrategia global» que permita repetir con otros ingresos no declarados el mismo éxito logrado en el caso de los alquileres. 

Inspección a cuentas extranjeras

En este sentido, explicó que el sistema de alertas también se ha puesto en marcha con las cuentas bancarias que muchos ciudadanos tienen en el extranjero y que tampoco han declarado. La Agencia Tributaria ha iniciado ya más de un centenar de actuaciones inspectoras por dichas cuentas sobre contribuyentes con un perfil de incumplimiento tributario «grave», antes de lanzar avisos en la campaña de la renta 2018, que comenzará el próximo 2 de abril.

El responsable de la Agencia Tributaria también llamó la atención sobre las cifras obtenidas el pasado ejercicio en la recaudación por la lucha contra el fraude. En concreto, se superaron los 15.000 millones de euros, lo que supone quedarse a un paso del récord histórico del 2015, cuando se ingresaron por este concepto 15.664 millones.

Asimismo, la recaudación del 2018 supone un cambio de tendencia respecto a los dos últimos ejercicios, en los que se registraron retrocesos: en el 2017 los 14.790 millones recaudados fueron medio punto porcentual inferiores a los 14.883 millones del 2014, a su vez un 5 % más bajos que el récord del 2015.

En cualquier caso, Gascón restó importancia a las cifras y subrayó que la prioridad es fomentar el cumplimiento voluntario de los contribuyentes, siendo el «verdadero objetivo» que las bases imponibles agregadas crezcan un 6 % si el PIB nominal sube un 3,6 %.

En lo que respecta a las grandes líneas de actuación de la lucha contra el fraude para este ejercicio, destacó que el 80 % del esfuerzo lo absorberán el control de las grandes empresas multinacionales y de las actividades económicas, patrimonios relevantes, así como ocultación de actividades, abusos o auxilio judicial. El 20 % restante se destinará a actuaciones de inspección.

Ingresos tributarios factibles

Frente a las dudas que esta semana han mostrado el Banco de España o la Autoridad Fiscal Independiente sobre las previsiones de ingresos recogidas en los Presupuestos Generales del Estado para este año, el responsable de la AEAT defendió como factibles las estimaciones de recaudación.

Argumentó que el pasado año los ingresos alcanzaron los 208.610 millones, un 5,9 % más que en el 2017 en términos homogéneos, por lo que «no es arriesgado» trasladar la misma curva de crecimiento a este ejercicio, si se cumple el escenario macroeconómico previsto.

Gascón sostuvo que si los ingresos del pasado año se multiplican por un crecimiento «conservador» (el gobernador del Banco de España lo situó en el 5 %), la recaudación ascendería a 219.000 millones, que serían 224.500 si el aumento fuera de medio punto más (5,5 %). A estas cifras habría que sumar 4.500 millones más por el cambio en la gestión del IVA con el Suministro Inmediato de Información (SII), lo que se traduciría en 223.000 millones. Cabe recordar que los Presupuestos prevén una recaudación récord de 227.356 millones, un 9,5 % más.

Los impuestos, como el IRPF, se podrán pagar con tarjeta

En su esfuerzo por facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias a los contribuyentes, la Agencia Tributaria quiere dar este año un paso más y posibilitarles el pago de los impuestos con tarjeta bancaria, ya sea de crédito o de débito.

Así lo explicó Jesús Gascón tras comparecer ayer en el Congreso. El objetivo es que tal posibilidad ya sea factible en la próxima campaña de la renta 2018, que comienza en abril, aunque el jefe de la AEAT no lo ha garantizado más allá de un «vamos a ver si llegamos».

Aunque actualmente pagar con tarjeta es posible, las restricciones son muchas (solo pueden hacerlo los contribuyentes con certificado digital y que lo hagan usando una entidad bancaria que sea agente colaborador y haya aceptado ser intermediario de pagos con tarjeta). Ahora se trata de que cualquiera, tanto residentes en España como fuera, puedan abonar con tarjeta cualquier impuesto a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

El avance -destacó Gascón- es enorme, ya que permitiría a los contribuyentes apurar «hasta el último día, en el último minuto» el pago, ya que ahora la domiciliación de los pagos requiere de cinco días, que los ciudadanos ganarían con el nuevo sistema. Asimismo, los contribuyentes también podrían escoger pagar con tarjeta de débito o de crédito y ya no estarían obligados a hacerlo con cargo a una determinada cuenta de domiciliación.

El director explicó que espera que el nuevo sistema pueda usarse ya en la próxima campaña de la renta, aunque el IRPF no será el impuesto en el que mayor impacto tendrá, ya que en la renta el mayor volumen de declaraciones sale a devolver y no a pagar. Tendrá más impacto en el IVA de las empresas.

La AEAT alerta de que tendrá mil bajas este año y no hay «cantera opositora» 

Otro de los asuntos que abordó en el Congreso el responsable de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, es su preocupación por los «problemas» existentes para aumentar la plantilla del organismo, ya que no hay «cantera opositora» para cubrir el millar de bajas que espera que se produzcan este año.

Por ello, reclamó una «estrategia a medio plazo» para alcanzar los 28.000 efectivos con los que el fisco contaba antes de la crisis, aunque destacó que lo deseable sería «ir más allá» y «converger con los países más avanzados de la UE».

«Para ello, necesitamos que las ofertas públicas de empleo sigan dando una atención preferente a las necesidades de la AEAT y que vuelva a haber cantera de opositores», dijo, puntualizando que al haberse convocado menos oposiciones en los últimos años, «esa cantera de opositores ha desaparecido». 

«Estamos teniendo problemas»

«Estamos teniendo problemas. Nos encontramos con que algunas determinadas plazas queden sin cubrir porque no conseguimos un número suficiente de gente que supera los procesos de selección», sentenció, reclamando además una «estrategia compartida por todos los grupos políticos» para remontar esas cifras.

Por otro lado, Gascón también defendió la necesidad de «racionalizar» los gastos de la AEAT. Considera preciso reducir el «elevado» coste en alquileres, de unos 35 millones de euros anuales. El objetivo es reducirlos un 2,3 % en este ejercicio respecto al anterior.

En sentido contrario, el responsable de la Agencia Tributaria considera preciso aumentar la inversión. Y no solo en equipos informáticos, sino también en instalaciones y maquinaria «imprescindible» para la vigilancia aduanera (un helicóptero y nuevas patrulleras), cuya partida crece un 63,52 % este año. 

Un presupuesto un 10 % mayor

La AEAT dispondrá en este ejercicio de un presupuesto de 1.111 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 2 % frente a los casi 1.089 millones del 2018.

Sin embargo, el director explicó que el incremento real del presupuesto será mayor, de casi un 10 %, ya que está previsto que la Agencia Tributaria genere 390 millones de ingresos, lo que dispararía las cuentas a casi 1.500 millones, en concreto, a 1.496,7 millones.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Hacienda aflora 120.000 contribuyentes que ocultaban sus alquileres turísticos