La estafa de los 6.000 féretros

El grupo funerario de Valladolid utilizaba solamente las tapas para incinerar los cuerpos


Redacción

En el marco del fraude de la empresa funeraria El Salvador, en Valladolid, que utilizaba féretros de ínfima calidad para las cremaciones, la Policía investiga la posible reventa de 6.000 ataúdes, realizadas entre 1995 y 2015.

Además de cambiar los féretros ya comprados por otros más baratos, el grupo funerario habría usado solo las tapas de los ataúdes para introducir algunos de los cadáveres en el horno crematorio. Según aseguró en una rueda de prensa el comisario provincial de Valladolid, Juan José Campesino, los supuestos autores de la estafa utilizaban tanto féretros «normales», es decir, los adquiridos por las familias; como otros de «malísima calidad» e incluso «ataúdes incompletos»- solo la tapa- para la cremación.

Dependiendo del caso, el mismo féretro podía ser reutilizado y albergar más de un cuerpo. Si el ataúd se encontraba en mal estado, si se deterioraba, lo incineraban, mientras que otras veces, lo usaban nuevamente.

 

Las indagaciones abarcan veinte años y llevaron a la condena del dueño de la funeraria y del gerente, este último con la posibilidad de libertad bajo fianza de 800.000 euros, que supuestamente formaban parte de una organización criminal. Además, la investigación incluye a otras trece personas, que fueron arrestadas y después puestas en libertad con cargos y que son familiares del propietario y trabajadores. De todas maneras, la investigación sigue abierta, informó la agencia EFE.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, se reunió este miércoles con el presidente de la Unión de Consumidores de Castilla y León, Prudencio Prieto, para buscar fórmulas que canalicen las denuncias de los afectados.

De momento, la Policía Nacional ha recibido diez denuncias sobre el caso, y recomienda que sean planteadas de manera individual. La organización de consumidores, en tanto, se personará en los tribunales «por lo civil y por lo criminal».

Barcones afirmó que la investigación está en fase «incipiente» ante la «enorme» cantidad de documentos intervenida por los agentes, ya que se practicaron siete registros. Si bien no se ha cuantificado la cuantía total que pudo ser estafada, aseguró que se trata de varios millones de euros.

Comentarios

La estafa de los 6.000 féretros