Un manifestante pierde una mano durante una protesta en París de los chalecos amarillos

Según un testigo, la lesión fue producida por una granada de dispersión usada por la policía


Redacción / Agencias

Un manifestante que participaba en las protestas en París de los chalecos amarillos perdió una mano cuando la manifestación pasaba frente al parlamento de la capital, según informó un periodista de la AFP. El hombre fue evacuado por los bomberos con una venda en el antebrazo, indicó la misma fuente.

Los llamados street-medics que acompañan a los manifestantes, hablaron de una mano arrancada, cuyas imágenes fueron difundidas por la cadena rusa RT.

Aunque todavía se desconocen las causas del accidente, según un testigo que filmó el final del suceso, Cyprien Royer, la mano fue arrancada por una granada llamada de dispersión, que usó la policía para dispersar a los manifestantes cuando se acercaban a la entrada de la Asamblea Nacional.

Según el testigo, de 21 años, la víctima es un fotógrafo de los chalecos amarillos que estaba tomando fotos de la gente empujando las vallas que protegían la entrada del parlamento.

Uno de los heridos durante los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden en París, en los que otro manifestante perdió una mano
Uno de los heridos durante los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden en París, en los que otro manifestante perdió una mano

«Cuando los policías quisieron dispersar a la gente, recibió una granada de dispersión en la pantorrilla, quiso darle un golpe con la mano para que no explotara en su pierna pero cuando la tocó estalló», explicó el testigo a la AFP.

«Le pusimos a un lado, llamamos a los street-medics, era feo, gritaba de dolor, ya no tenía ningún dedo, no quedaba casi nada encima de la muñeca», afirmó.

La prefectura de policía confirmó a la AFP que un manifestante «resultó herido en la mano» y fue auxiliado por los bomberos, sin dar más detalles.

La prefectura también indicó que hacia las 14h00 diez personas fueron detenidas.

Comentarios

Un manifestante pierde una mano durante una protesta en París de los chalecos amarillos