A juicio por el Air Cocaína, el vuelo con 680 kilos de droga desde Punta Cana a Saint-Tropez

Nueve acusados se sientan en el banquillo seis años después de la intervención de un jet privado en República Dominicana listo para despegar con destino a un balneario de la costa Azul

Bruno Odos y Pascal Fauret, copiloto y piloto del avión en el que fue intervenida la cocaína
Bruno Odos y Pascal Fauret, copiloto y piloto del avión en el que fue intervenida la cocaína

Redacción / Agencias

El juicio del caso Air Cocaína se abrió este lunes en Francia, seis años después de una espectacular incautación de 680 kilos de droga en un jet privado que estaba a punto de despegar de República Dominicana al balneario de Saint-Tropez.

Nueve personas comparecen ante un tribunal especial en Aix-en-Provence, en el sureste de Francia, desde este lunes y hasta el 5 de abril. Para este sonado caso de tráfico de estupefacientes entre Francia y República Dominicana, no habrá un jurado, sino una corte especial, compuesta por cinco magistrados profesionales, según informa la agencia AFP.

Entre los acusados figuran dos expilotos de combate, Pascal Fauret, 58 años, y Bruno Odos, 59, que estaban al mando del avión interceptado en el aeropuerto de Punta Cana el 20 de marzo de 2013. La policía descubrió 26 maletas de cocaína dentro del Falcon 50.

Los dos franceses fueron detenidos inmediatamente, así como sus compatriotas Nicolas Pisapia y Alain Castany, que estaban también a bordo del jet. Pese a que afirman que no estaban al tanto de la presencia de la droga, fueron condenados en el 2015 por la justicia dominicana a 20 años de prisión.

Mientras estaban en libertad bajo fianza, Bruno Odos y Pascal Fauret lograron huir de República Dominicana hacia territorio francés en el Caribe en circunstancias misteriosas, pero fueron arrestados al regresar a territorio continental francés en noviembre del 2015.

Declaraciones muy esperadas

Los interrogatorios de estos dos expilotos de combate, sin antecedentes penales, son los más esperados entre el centenar de testimonios y audiencias de expertos programadas a lo largo de las siete semanas de juicio.

Nicolas Pisapia, que es el único acusado que sigue en República Dominicana, bajo control judicial y con prohibición de salir de la isla, y Alain Castany, un septuagenario que fue repatriado a Francia por motivos de salud, serán juzgados posteriormente. Como Castany ya fue definitivamente condenado en Punta Cana, solo será juzgado en Francia por asociación para delinquir.

Además del vuelo interceptado en Punta Cana, las autoridades investigan dos viajes trasatlánticos realizados cuatro meses antes.

El «comportamiento sospechoso» de los pasajeros del Falcon 50 había intrigado a la policía francesa después del primero de estos vuelos, en el discreto aeropuerto de Saint-Tropez-La Mole, en el famoso balneario de la Costa Azul francesa.

Una decena de maletas fueron descargadas discretamente y cargadas en dos coches, bajo la mirada cómplice de un agente de aduanas, François-Xavier Manchet, también acusado.

Entre los acusados figura también Ali Bouchareb, que sería el presunto cerebro del grupo. Este hombre de 47 años, que ya fue acusado en el pasado por tráfico de cocaína, habría pagado «cientos de miles de euros» para organizar estos vuelos. El niega las acusaciones en su contra.

Algunos de los acusados se enfrentan a hasta 30 años de cárcel.

 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

A juicio por el Air Cocaína, el vuelo con 680 kilos de droga desde Punta Cana a Saint-Tropez