Maduro cierra la frontera con Brasil y dice que evalúa hacerlo con Colombia

La oposición planea que la ayuda humanitaria entre por varios pasos fronterizos colombianos

Washington promete que Nicolás Maduro no será procesado ni perseguido
Washington promete que Nicolás Maduro no será procesado ni perseguido

Redacción / Agencias

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó este jueves el cierre de los pasos fronterizos entre su país y Brasil, al tiempo que dijo estar «evaluando» un decreto similar que afecte a la frontera con Colombia, donde también se almacena la ayuda internacional destinada a paliar la crisis que sufre Venezuela y por donde la oposición pretende dar entrada a los alimentos y las medicinas el sábado.

«He decidido (que) en el sur de Venezuela (...) a partir de las 20.00 horas [01.00 hora española] de hoy jueves 21 de febrero queda cerrada total y absolutamente, hasta nuevo aviso, la frontera terrestre con Brasil», dijo el mandatario durante una reunión con militares en el caraqueño Fuerte Tiuna, el mayor cuartel del país, en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

Brasil figura entre la cincuentena de países que reconoce al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela, y en el estado de Roraima se acopian donaciones de alimentos y medicinas gestionadas por el opositor y que Maduro se niega a aceptar.

Maduro reiteró que estas donaciones forman parte de un «show» para invadir militarmente el país y desalojar al chavismo del poder, que disfruta desde 1999. Además, el mandatario dijo estar «evaluando» cerrar la frontera con Colombia, donde también se almacenan ayudas para Venezuela.

«En el año 2015 tomé la decisión de cerrar las fronteras con Colombia de manera temporal (...), yo no quiero tener que tomar una decisión de esas características, pero lo estoy evaluando, un cierre total de la frontera, lo estoy evaluando, hombre prevenido vale por dos», dijo el gobernante.

En ese sentido, aseveró que desde Colombia se alistan «falsos positivos» para justificar el ingreso a Venezuela de militares extranjeros, y responsabilizó al presidente de este país, Iván Duque, de cualquier acto de violencia que pueda ocurrir en la frontera entre las dos naciones.

La oposición a Maduro, por su parte, anunció que la ayuda humanitaria para Venezuela entrará a ese país a partir del próximo sábado por diferentes pasos fronterizos con la ciudad colombiana de Cúcuta, según señaló este jueves anunció la diputada venezolana en el exilio Gaby Arellano.

«Mi llamado es paisanos, hermanos míos, los espero en los puentes internacionales. Los espero en esos pasos donde nos han tenido que separar nuestras madres y nuestros hijos, en esos pasos donde hemos llorado y donde nos ha tocado salir corriendo cuando la dictadura nos persigue», dijo Arellano en rueda de prensa en Cúcuta.

«Esos pasos tenemos que convertirlos a partir del sábado en el punto de encuentro, en el punto de hermandad, en el abrazo fraterno, en la foto que le va a dar la vuelta al mundo el domingo», agregó Arellano, del partido Voluntad Popular, el mismo del presidente del Parlamento y encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Palabras para los militares colombianos

Con todo, en el mismo hilo discursivo aseveró tener información «caliente» que señala que los militares colombianos han dicho a Duque que no se prestarán para un ataque a Venezuela. «Los militares colombianos se niegan a prestarse a una agresión contra su hermana Venezuela. Militares de Colombia: máximo honor, honor bolivariano, no se presten a falsos positivos, a una provocación», añadió.

Maduro también volvió a rechazar el ingreso de las ayudas que se almacenan en las fronteras con Colombia y Brasil, y aseveró que estos alimentos son «cancerígenos», sin mostrar pruebas.

Asimismo, se refirió al cierre de las comunicaciones con las islas de Aruba, Bonaire y Curazao, todas territorios políticos de Países Bajos, y aseguró que se vio obligado a hacerlo porque se estaba «preparando una provocación». «Yo le digo al pueblo de Aruba, Bonaire y Curazao, quiero las mejores relaciones, pero con respeto, queremos las mejores relaciones, fluidas, de comercio, de turismo, de hermandad pero con respeto ¿Es mucho pedir el respeto?», se preguntó.

La crisis política venezolana se acentuó en enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de 6 años cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, y Guaidó se proclamó luego como «presidente encargado», por considerar que el líder chavista «usurpa» la Presidencia.

Guaidó estableció como una prioridad el ingreso de ayudas para atender de forma inmediata a 250.000 personas en vulnerabilidad, y ha dicho que estas ingresarán «sí o sí» el próximo día 23.

Comentarios

Maduro cierra la frontera con Brasil y dice que evalúa hacerlo con Colombia