Google descubre que pagaba menos a sus ingenieros que a sus ingenieras por el mismo trabajo

La compañía tendrá que indemnizar a los empleados varones afectados por la discriminación


redacción / la voz

El Gobierno de Estados Unidos llegó a realizar una acusación formal contra Google por discriminación salarial. Fue en el 2017, por pagar «sistemáticamente» menos a las mujeres que a los hombres. La empresa lo negó y aseguró que ya había solucionado el problema de las diferencias a nivel global. Tanto que el estudio sobre igualdad salarial que elabora cada año la compañía acaba de revelar que ahora son ellos los discriminados. Concretamente, los trabajadores incluidos en la categoría profesional de ingenieros de software de nivel 4. La multinacional ha anunciado que indemnizará a los afectados. Para la responsable de analizar la igualdad en la compañía, Lauren Barbato, «el sueldo debe estar basado en lo que haces, no en quién eres».  

Google ha destinado 9,7 millones de dólares (8,78 millones de euros) a compensar la discriminación salarial por sexo o raza entre más de diez mil empleados (de un total de casi 70.000 que tiene la compañía). La mitad de esas diferencias fueron causadas por variaciones en el sueldo ofrecido a la hora de cerrar nuevos contratos. En el 2017, la empresa de Mountain View indemnizó a un total de 228 empleados con 270.000 dólares (239.000 euros).

La remuneración de la plantilla de Google se configura con algoritmos en función de distintos factores, como el puesto de trabajo, la ubicación, el nivel directivo del empleado, su rendimiento o el cumplimiento de objetivos, de forma que cuando los gerentes quieren aplicar cualquier tipo de discrecionalidad deben justificarlo. Según explicó la directora general de Google para España y Portugal, Fuencisla Clemares, el objetivo de este método es acabar con las diferencias salariales entre hombres y mujeres. No obstante, también interviene el factor humano, porque la compañía dispone de grupos de personas que se encargan de analizar si se están produciendo o no distorsiones. «En Google todo proceso de selección de personal tiene que contar con una mujer y debe existir paridad entre los candidatos», aclaró Clemares. 

Críticas internas

Hace dos años, James Damore, un empleado de la compañía, escribió un manifiesto calificando de «injustos, divisivos y malos para los negocios» los programas de diversidad del gigante tecnológico, asegurando que «la escasa presencia femenina en el sector no es un problema de sexismo, sino de origen biológico». Además, acusó a la empresa de discriminar a los hombres de raza blanca con opiniones conservadoras. El resultado: fue despedido de forma fulminante.

Tags
Comentarios

Google descubre que pagaba menos a sus ingenieros que a sus ingenieras por el mismo trabajo