Quema un bus escolar en Milán en protesta por las muertes de migrantes

En el autocar, conducido por el autor del fuego, iban 51 estudiantes y tres profesores

El autobús quedó totalmente calcinado
El autobús quedó totalmente calcinado

Roma / Corresponsal

La sangre fría de un estudiante salvó este miércoles de una tragedia a los compañeros y profesores que viajaba con él en un autocar al que su conductor prendió fuego en las afueras de Milán. «Hoy no sale nadie vivo de aquí», gritó el chófer a los 51 escolares y tres docentes de la escuela de secundaria Vailati de Crema que llevaba a un gimnasio cercano. Ousseynou Sy, un senegalés con nacionalidad italiana de 47 años, se desvió de su ruta en dirección al aeropuerto de Linate (Milán) mientras mostraba una lata de gasolina y gritaba: «Ahora basta, se van a acabar las muertes en el Mediterráneo».

Sy obligó a los profesores a atar a los chicos con cables de plástico y retirarles los móviles, pero uno de los estudiantes logró liberarse y llamar a sus padres, que a su vez dieron la alarma a los carabineros. Localizado el autocar, los agentes lo siguieron, pero en su huida, el bus chocó contra un coche en el que circulaban un hombre y su hijo. El automóvil ardió, pero el conductor logró escapar con el niño en brazos.

Una vez bloqueado el autobús se vivieron momentos de terror, ya que Sy empezó a rociar el suelo del vehículo con gasolina y le prendió fuego. Los carabineros rompieron entonces las ventanillas y entraron por la parte de atrás del bus. Mientras los escolares y los profesores bajaban, el conductor cogió a dos chicos de rehenes y amenazó con matarlos, pero la policía logró desarmarlo. «Nos ató y nos amenazaba, vertía gasolina y encendía el fuego mientras repetía que las personas mueren en África y que la culpa es de Di Maio y de Salvini. Después los carabineros nos han salvado», contó una estudiante.

Nadie resultó herido de gravedad, pero 12 escolares y dos adultos fueron ingresados en el hospital con síntomas leves de intoxicación por humo, mientras el resto de los chicos fueron trasladados al gimnasio, donde recibieron ayuda psicológica.

Ousseynou Sy, que también resultó intoxicado y con quemaduras leves, ha sido acusado de secuestro de persona, intento de matanza, incendio y resistencia con la agravante de terrorismo. Del caso se ocupa la Fiscalía de Milán y el grupo de antiterrorismo milanés dirigido por Alberto Nobili: «Ha sido un milagro, podía haber sido una matanza. Los carabineros han estado excepcionales al conseguir bloquearlo y liberar a todos los chicos».

Fuentes del Ministerio del Interior informaron que están trabajando para revocar la nacionalidad italiana a Sy, que tiene antecedentes penales por conducción en estado de embriaguez y por violencia sexual a un menor. El detenido estuvo casado con una italiana y tiene dos hijos de 12 y 18 años. Uno de los escolares contó que el hombre decía: «Perdí tres hijos en el mar ahogados», dato sin confirmar. La concesionaria del servicio de autobús aseguró que desconocía los antecedentes de Sy, que trabajaba para la empresa desde el 2002.

El suceso se produjo el mismo día en el que el ministro del Interior, Matteo Salvini, se libró de ser procesado por el caso del barco Diciotti gracias al voto de 232 senadores, entre los que estaban los del Movimiento 5 Estrellas (M5E). El Senado dio carpetazo a la petición de un tribunal de Catania para que y líder de la ultraderechista Liga sea procesado por secuestro de personas al haber impedido el desembarco en Italia de 170 inmigrantes.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Quema un bus escolar en Milán en protesta por las muertes de migrantes