Torra provoca a la Junta Electoral y al Gobierno con una nueva pancarta

La Fiscalía se querella contra el presidente de la Generalitat por desobediencia


La burla a la Justicia continúa. Horas después de que el presidente catalán, Joaquim Torra, se aviniera a cumplir la orden de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar toda la simbología independentista con lazos amarillos y banderas esteladas de las sedes de la Generalitat, miembros de su equipo colgaron en el balcón del edificio del Gobierno catalán una nueva pancarta aludiendo a la supuesta censura que implica la orden de la JEC. «Libertad de opinión y expresión. Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos», es el texto de este nuevo cartel.

Horas antes, se había retirado la pancarta con un lazo blanco con la que se había sustituido la que exhibía un lazo amarillo. Empleados de la Generalitat la descolgaban después de que unos agentes de la policía autonómica notificaran que procederían a retirarlos si a las 15.00 no se había cumplido el mandato. La decisión de Torra y su nueva argucia para tratar de burlar la ley no evitará, sin embargo, que sea investigado. La fiscal general del Estado, María José Segarra, ordenó a la Fiscalía Superior de Cataluña que interponga una querella contra Torra por incumplir lo ordenado por la JEC. Tras recibir los informes de este organismo, la Fiscalía ordenó que «a fin de que, una vez tenga conocimiento de todas las actuaciones, se proceda a ejercitar acciones penales, interponiendo la correspondiente querella». Con toda probabilidad, el presunto delito que se le achacaría a Torra sería el de desobediencia, que podría acarrear una pena de inhabilitación de seis meses a dos años, lo que le obligaría a dejar la presidencia de la Generalitat.

Además de la responsabilidad del presidente catalán, se investigará también el coste y la procedencia de los fondos para instalar la pancarta que la Generalitat colgó el pasado jueves en su sede en sustitución de otra en la que figuraba un lazo amarillo.

Torra quiso evitar la imagen de los Mossos actuando en los edificios públicos dependientes del Gobierno catalán y blindar así la imagen de la policía autonómica ante cualquier acusación de connivencia con el Estado por parte de los grupos más radicales. El líder catalán emitió un comunicado en el que decía respetar la actuación de los Mossos en sus funciones de «policía nacional de Cataluña» (sic), así como «cuando actúan como policía judicial de la justicia española». Y, a su vez, anunció que la próxima semana presentará una querella por prevaricación contra la Junta Electoral Central, además de plantear un recurso pidiendo la «suspensión inmediata de sus acuerdos», en relación con la retirada de la simbología independentista en edificios oficiales.

Sánchez no tiene nada que decir

Tras retirar los polémicos carteles de todas las sedes del Ejecutivo catalán, y antes de colgar la nueva pancarta sobre la libertad de expresión, invitó a los ciudadanos de Cataluña a «llenar los balcones de pisos y casas con esteladas y lazos amarillos».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó pronunciarse sobre la actuación de Torra ni sobre la querella anunciada contra él. «La Fiscalía es independiente y tampoco tengo nada más que decir», señaló Sánchez en rueda de prensa en Bruselas. El presidente del Gobierno se limitó a afirmar que «las normas de la Junta Electoral Central hay que acatarlas». «Nosotros, como Gobierno, estamos a su servicio. A partir de ahí, el president Torra tiene las opciones que considere y que yo no tengo que valorar», añadió sobre la intención del presidente de la Generalitat de querellarse contra la JEC.

Los Mossos registran escuelas

Los Mossos d'Esquadra han entrado este viernes en varios edificios públicos, entre ellos escuelas, para comprobar que no haya lazos amarillos, en cumplimiento de las instrucciones de la Junta Electoral Central (JEC) que ordena retirar la simbología independentista. Entre los edificios registrados, los Mossos han entrado en varias escuelas catalanas, como el Instituto Pompeu Fabra de Badalona (Barcelona), donde no han encontrado ningún símbolo independentista, según han detallado a Efe fuentes de este centro educativo.

Comentarios

Torra provoca a la Junta Electoral y al Gobierno con una nueva pancarta