Hong Kong, listo para crecer sobre el mar

Construirá una megaisla artificial para levantar 260.000 viviendas


Pekín

El Gobierno de Hong Kong ha anunciado un ambicioso y millonario plan para construir una isla artificial de 1.000 hectáreas donde se edificarán 260.000 viviendas.

La inversión que se necesita es proporcional a las dimensiones faraónicas de la obra. El presupuesto asciende a 79.500 millones de dólares, el más caro que nunca se ha visto en la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

El coste financiero y los riesgos para el medio ambiente de este megaproyecto ha generado numerosas críticas entre la población de la excolonia, que incluso ha salido a la calle a manifestarse en contra. Sin embargo, el Ejecutivo defiende la necesidad de buscar soluciones a la escasez de tierra para construir vivienda.

El plan tiene como objetivo crear un nuevo centro urbano en terreno ganado al mar frente a la isla de Lantau, la más grande de Hong Kong. En el futuro se convertirá en el tercer centro económico del territorio. La excolonia es uno de los lugares más densamente poblados del mundo y el precio de la vivienda es desorbitado, pero sobre todo, no tiene terreno para crecer.

Lantau Tomorrow Vision, nombre con el que se ha bautizado la nueva gran infraestructura, es la solución del Gobierno, que se ha comprometido a que el 70% de la vivienda que se edifique sea pública. El plan contempla que los trabajos empiecen en 2025 y los primeros residentes se puedan instalar en 2032.

El diseño incluye una red de transporte que unirá la nueva isla con Hong Kong, Lantau y Tuen Mu.

Sin duda se trata de una las infraestructuras más importantes que se van a ejecutar en el mundo. La superficie de la nueva isla artificial prácticamente doblará el proyecto más grande construido hasta la fecha, Palm Jumeirah, el emblemático desarrollo con forma de palmera de Dubai, de 560 hectáreas.

Los críticos aseguran que el proyecto es demasiado caro e innecesario. Los cerca de 80.000 millones presupuestados representa una suma equivalente a el PIB de Etiopía en 2017 y es cuatro veces superior al coste del aeropuerto internacional de Hong Kong, que también se construyó en terreno ganado al mar.

Además, este es solo el presupuesto inicial y si surgen contratiempos se deberá ampliar. La población de Hong Kong ya tiene experiencia y recuerda que la última gran infraestructura inaugurada, el puente sobre el mar que une Hong Kong, Zhuhai y Macao, se finalizó con un sobrecoste de un 26%.

Greenpeace de Hong Kong sostiene que sería mucho más barato y menos perjudicial para el medio ambiente recuperar terrenos industriales que han caído en desuso y están abandonados. Calculan que hay unas 1.200 hectáreas disponibles.

Los grupos ecologistas también han denunciado el impacto que supone la construcción de la infraestructura para las especies locales como el delfín rosado, que está peligro de extinción.

El desarrollo de Lantau Tomorrow Vision destaca por su envergadura, pero Hong Kong lleva cien años ganando terreno al mar. La actual Región Administrativa Especial de Hong Kong está formada por la isla que le da nombre, la península de Kowloon y los Nuevos Territorios que unen con el continente. La geografía de la excolonia es muy montañosa y además cuenta con 260 islas por lo que la población de más de siete millones de habitantes se concentra en las zonas planas y más accesibles.

Hong Kong ha ido modificando su mapa ganando terreno al mar desde hace más de un siglo. El puerto Victoria, de aguas profundas, que separa la isla de la península de Kowloon se ha ido estrechando y la ciudad ha ganado un 6% de superficie. El aeropuerto internacional de Hong Kong, inaugurado hace dos décadas, ya fue construido en una isla artificial unida a Lantau.

Comentarios

Hong Kong, listo para crecer sobre el mar