Vargas Llosa sobre la carta de López Obrador: «Debía habérsela enviado a él mismo»

El premio nobel sostiene que el presidente mexicano tiene que preguntarse por qué todavía hay miles de indios explotados en su país

;
El presidente de México insiste en que el Rey pida perdón por la conquista de América López Obrador desata con su exigencia una crisis diplomática.

Redacción

El premio nobel Mario Vargas Llosa aseguró que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se debió de escribir a sí mismo la carta en lugar de pedir al rey de España que se disculpe por los abusos cometidos en la conquista ya que todavía hay miles de indios explotados en su país.

Así lo dijo este miércoles Vargas Llosa durante su discurso en la ceremonia inaugural del VIII Congreso de la Lengua Española celebrada en el Teatro Libertador Juan San Martín y presenciado por el rey Felipe VI y el presidente argentino Mauricio Macri. «Tengo la impresión -señaló- de que se equivocó de destinatarios, debió enviarse la carta a él mismo y responder a la pregunta de por qué México, que hace cinco siglos se incorporó al mundo occidental gracias a España, tiene todavía tantos miles de indios marginados, pobres, ignorantes, explotados». «Es una pregunta que se puede hacer a casi todos los presidentes latinoamericanos», indicó el escritor peruano, que agregó: «el problema no esta allá, en el pasado, ese problema no es el de los españoles de hoy, los que se quedaron en España».

El pasado 1 de marzo, López Obrador mandó una carta al rey de España Felipe VI y al papa Francisco en la que solicitó una disculpa por los abusos cometidos por los españoles y la Iglesia católica durante la conquista del actual México. Un texto que para el expresidente mexicano Vicente Fox ha convertido a López Obrador en «la burla de todo el mundo».

Vicente Fox se queja en varios tuits de que López Obrador esté «desprestigiando a México a nivel mundial». Califica la petición del actual presidente como una «barbaridad» y advierte de que el mandatario «no representa» a México con su postura «tan ignorante y tan fuera de lugar».

«En cabeza de quién cabe tal estupidez», exclama Fox, quien añade que con las «tarugadas» que dice «sin pensar López (Obrador)», «no hay quien se quiera acercar» su «gran país». «¡Nos estás quemando!», concluye.

Por otra parte, la titular de la Coordinación Nacional de Memoria y Cultura de México, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente López Obradornegó tajantemente haber dicho que «los españoles son odiados en México». «Es falso que yo haya hecho una afirmación semejante», expresó Gutiérrez Müller en su cuenta de Twitter al responder a una usuaria que le recriminó estas palabras. Según informaron medios locales, Gutiérrez Müller habría expresado el pasado 30 de enero a la ministra de Justicia de España, Dolores Delgado, que los españoles son «odiados» en México por el pasado colonial. Por ello, la esposa de López Obrador habría sugerido a la ministra que el Gobierno de España se disculpara por los agravios cometidos durante la conquista a fin de cambiar la percepción que se tiene en México de los españoles.

;
Lopez Obrador desata una tormenta diplomática con su petición de disculpas al rey López Obrador ha enviado sendas cartas a Felipe VI y al Papa «para que se haga un relato de agravios y se pida perdón». Se refiere a la conquista de su país por los españoles hace 500 años

Los mexicanos no apoyan la petición de su presidente 

El 67 % de los lectores del diario mexicano El Universal opina que el rey de España no le debe pedir perdón a México como lo solicitó el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador por la Conquista. En una encuesta en línea tras darse a conocer la petición de López Obrador, el diario mexicano recibió un total de 35.603 votos, de los cuales el 67,04 % consideró que la España contemporánea no tiene nada que ver con la de hace quinientos años por lo que no tendría que pedir perdón. En opinión del 26,4 % de los lectores el monarca español si debería solicitar la disculpa como un acto para consolidar la reconciliación entre los dos países, señaló el diario mexicano. El sondeo arrojó que un 5,22 % de los votantes no tiene ningún interés en el tema y un restante 1,33 % aseguró no tener una opinión definida al respecto.

Una petición anacrónica, según los historiadores

Manuel Lucena Giraldo, investigador del CSIC en el grupo de Estudios Comparados del Caribe y Mundo Atlántico, ha asegurado que es «patético» que el presidente de México recupere «el nacionalismo indigenista de la revolución mexicana en el siglo XIX». «La Conquista la hicieron los indígenas que no eran aztecas. Los españoles eran cuatro gatos, 600 frente a 150.000 habitantes, y Tenochtitlan fue tomada con ayuda de los tlaxcaltecas, la infantería de la conquista. A quien tiene que preguntar es a sus propios nacionales indígenas», recalca. Recuerda que la Corona dio como recompensa a los que colaboraron en la conquista con la exención de impuestos hasta 1821, es decir hasta la independencia de México, «que es cuando empieza la tragedia de los indígenas».

En este mismo sentido, el secretario de la Academia de Historia, Feliciano Barrios, en posesión de la mayor condecoración del Estado mexicano, el Águila Azteca, recuerda que en cada época se actúa frente a unos planteamientos morales y éticos y por eso hay que huir del «presentismo» y se pregunta dónde podría acabar «una cadena de perdones históricos». «¿Por dónde empezamos? ¿Roma? ¿Numancia? ¿Las guerras cantábras? No es un momento de perdón sino de colaboración fraternal entre ambos países», ha subrayado el historiador. La iniciativa de López Obrador, afirma, «no parece sensata» y «enrarece» las relaciones entre los dos países y, además, «hay que recordar que fueron los españoles los que denunciaron los abusos algo que no se ha producido en ningún otro proceso colonizador: tenemos que estar del brazo de México, no pidiéndonos perdón».

La profesora titular de Historia de América de la Universidad de Valladolid María Carmen Martínez Martínez ha coincidido en que los hechos del siglo XVI hay que valorarlos en el siglo XVI y Cortés y sus hombres hay que explicarlos en su contexto y en su época. «No se trata de pedir o no pedir perdón, uno es responsable de sus actos y en función de su propia actitud determinan lo que hacen. No pedimos a los romanos que tengan una actitud respecto a la romanización, sino que valoramos el hecho en su contexto», ha agregado.

«Tema electoral»

«Este es un tema electoral al cien por cien y verdaderamente se me hace vergonzoso este tipo de peticiones cuando deberíamos estar viendo los temas importantes del país», aseguró Mauricio Kuri, del conservador PAN. Este senador, según recoge Efe, pidió al presidente que se ocupe de asuntos como la corrupción en la estatal Petróleos Mexicanos o de la adjudicación de obras. «Habría que revisar por qué está mandando la atención hacia otros temas en vez de estar viendo lo que ocurre en su Gobierno», insistió.

En la misma línea, Miguel Ángel Mancera, del progresista PRD, definió a López Obrador como «un presidente mediático» con habilidad para cambiar los temas de conversación. En el propio partido de López Obrador hay voces que discrepan con él. La senadora octogenaria Ifigenia Martínez, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se mostró muy sorprendida de la reclamación a España. «Ya nosotros superamos esa etapa y a mucho orgullo», aseguró, y agregó que «no cabe» ninguna disculpa de los españoles. Es más, añadió que «los ayudamos cuando lo necesitaron y estamos dispuestos a volver a hacerlo», en referencia a la acogida de exiliados republicanos de la Guerra Civil (1936-1939).

Mientras, el rey, de viaje de Estado en Argentina, llamó desde la ciudad de Córdoba a preservar la «hermandad» latinoamericana. En el marco del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española, el nobel de Literatura Mario Vargas Llosa lamentó que López Obrador «no parezca informado de que las grandes matanzas de indios no fueron solo durante los años coloniales», sino que en algunos países se cometieron y han seguido tras la independencia. «No es un problema de los españoles de hoy, aquellos que se quedaron en España, sino que afecta fundamentalmente a los que vinieron y se quedaron aquí. Es decir, a los abuelos, bisabuelos y tatarabuelos de López Obrador y los míos y de millones de latinoamericanos que nos sentimos orgullosos de tener ancestros españoles y ser profundamente latinoamericanos», concluyó.

Desde el Gobierno se insistió en que la intención es no contribuir a elevar la tensión por este asunto, al que fuentes gubernamentales calificaron de «gesto inamistoso», aunque confían en que sea puntual. Por su parte, Pablo Casado devolvió el desafío a López Obrador y adelantó que de ser presidente organizará la conmemoración de la llegada de Hernán Cortés a México.

Comentarios

Vargas Llosa sobre la carta de López Obrador: «Debía habérsela enviado a él mismo»