El Parlamento británico vota hoy si optan por un «brexit» suave

May no ceja en su intento de aplacar a los suyos para evitar una salida sin acuerdo

La primera ministra británica afronta una semana clave para el «brexit»
La primera ministra británica afronta una semana clave para el «brexit» AFP

Londres / corresponsal

Los diputados británicos eligen hoy si suavizan el brexit, votando si finalmente prefieren o no seguir en la unión aduanera dentro de la Unión Europea, con el riesgo de que los ministros conservadores favorables a una salida dura dimitan y provoquen la caída del Gobierno de Theresa May.

La líder conservadora rechazó esta idea en el pasado, aunque llegase a ser la opción favorita de los diputados, alegando que iba en contra del manifiesto conservador. Ahora, los ministros del sector duro del brexit le advierten que si esto sucede, o si el Reino Unido tiene que participar en las elecciones europeas de mayo, se irán en bloque.

Precisamente, una decena de ministros del citado bando firmaron junto con unos 170 diputados conservadores una carta en la que piden a la primera ministra que Londres deje el bloque como máximo el 22 de mayo, con acuerdo o sin él. Por el momento, May intenta ajustar su estrategia en otra semana clave para Londres, donde se trabaja para lograr poner fin a la incertidumbre y resolver si el 12 de abril se pedirá a la UE otra prórroga, tras acabar el primer plazo el 29 de marzo, o si finalmente se opta por una salida sin acuerdo.

Los diputados tendrán hoy una nueva oportunidad de dar su opinión participando en otra ronda de votos y, posiblemente, también el martes habrá un cuarto intento de votar el acuerdo de la primera ministra. Sin embargo, no hay mucha esperanza de que estos sufragios indicativos vayan a solucionar las cosas, pues en la primera ocasión en que fueron emitidos los Comunes no lograron llegar a un consenso en ninguna de las ocho vías alternativas al plan del Gobierno.

Ante este escenario, varios medios especulan con que finalmente May no tendrá otra opción que la de convocar elecciones generales para salir del estancamiento. Pesos pesados como el ministro de Justicia, David Gauke, repitieron una vez más que unos comicios, con sus correspondientes cambios en la composición de la Cámara de los Comunes, no resolverán el problema y son «lo último» que necesita Londres.

Evitar el peor desenlace

Gauke recordó que «no hay opciones ideales» y que sería insoslayable la voluntad de la Cámara de los Comunes si finalmente se decantan por una salida suave de la UE. Además, recordó el hecho de que los conservadores no tienen mayoría en Westminster y dependen de los votos de los norirlandeses del DUP, así que, según señala, en el clima que se respira no se trata de ir por la primera opción, sino de decantarse por la segunda o la tercera, para «evitar un desenlace peor».

En el programa El show de Andrew Marr, el ex primer ministro John Major expuso que es el momento de un gobierno de unidad nacional, y advirtió que la actual falta de acuerdo es inaceptable. En la misma línea, el presidente del partido conservador, James Cleverly, llamó a que no se sucedan «más demoras innecesarias; ya ha habido demasiado».

Sin embargo, las quinielas no cesan y las ambiciones para sustituir a May, tampoco, con el ministro de Medio Ambiente, Michael Gove; el de Exteriores, Jeremy Hunt; el de Interior, Sajid Javid, y el ex titular de la diplomacia británica, Boris Johnson, en lo alto de la lista. En este escenario, el líder laborista, Jeremy Corbyn, se frota las manos y se posiciona como favorito en las encuestas, en las que los suyos se llevan un 41 % (unos 307 escaños), cinco puntos más que los conservadores, que se quedarían con un 36 % (unos 264 escaños).

 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Parlamento británico vota hoy si optan por un «brexit» suave