La OTAN desafía a Rusia al aumentar su presencia en el mar Negro

Las tensiones con Moscú marcan la cumbre del 70 aniversario de la Alianza

Borrella con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo
Borrella con el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo

WASHNGTON / E. LA VOZ

«Rusia ha hecho del mundo un lugar más peligroso». En el día del 70 cumpleaños de la OTAN, su secretario general, Jens Stoltenberg, recordó la prioridad de la organización transatlántica. La Rusia de Putin es el pegamento de una alianza que vive con incertidumbre en tiempos de Donald Trump. El presidente estadounidense exige un mayor compromiso económico del resto de socios, algo que Stoltenberg aseguró que va en el buen camino.

La «continua violación» del tratado de armas nucleares INF y la ocupación de la península de Crimea son las principales alarmas que enciende Rusia. Según señaló el secretario general, «todos estamos de acuerdo» en que los rusos son responsables de la ruptura del pacto firmado en 1987. Tanto Estados Unidos como sus socios en la OTAN acusan al Gobierno de Putin de desarrollar y desplegar un modelo de misiles prohibido, aunque Stoltenberg garantizó que los aliados no tienen «intención de desplegar misiles» en suelo europeo como respuesta. «La OTAN se está preparando para un mundo sin el tratado INF», anticipó.

Donde sí tienen previsto incrementar su presión es en el mar Negro, espacio de conflicto por la ocupación rusa de la península de Crimea. La tensión en la zona se incrementó el pasado noviembre con la detención de tres buques ucranianos en el estrecho de Kerch. Rusia acusó a los tres navíos de violar sus aguas territoriales. A ese respecto, Stoltenberg anunció la aprobación de un paquete de medidas destinado a incrementar el control sobre el mar Negro, que incluye «el entrenamiento de fuerzas marinas y guardias costeros» de Ucrania y Georgia, así como la realización de maniobras militares y el intercambio de información.

El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, subrayó en rueda de prensa a ese respecto la implicación de España con el despliegue de tropas y equipos en las diferentes zonas de influencia rusa, como los países del Báltico y el propio mar Negro. También destacó el «absoluto acuerdo» de los socios de la OTAN en mantener una «postura firme de la alianza en defensa de las fronteras orientales de Europa».

Muy presente durante la reunión estuvo la exigencia estadounidense de que los 29 países socios alcancen un gasto en defensa del 2 % de su PIB para el 2024 (España está en un 0,93 %). Borrell defendió, sin embargo, que el económico es solo uno de los tres aspectos que miden el grado de compromiso de un país, junto al desarrollo de capacidades militares y su grado de implicación. «España es un ejemplo porque, aunque no estamos en el 2 %, tenemos un nivel de compromiso como no tiene ningún otro país», presumió el ministro, que destacó que los españoles participan «en todas las misiones de defensa de la paz de la UE y en casi todas las misiones de la OTAN».

Uno de los nuevos retos, según desveló Borrell, es el de China. «Es la primera vez que se habla» en la OTAN de «las múltiples facetas» del país asiático, no solo «por lo que representa no solo desde el punto de vista económico, sino desde el punto de vista tecnológico». En su opinión, «la tecnología es el nervio de la guerra» y en ese sentido China se percibe como una potencia que ha dejado atrás a los socios de la OTAN, especialmente en el desarrollo de la tecnología 5G. Sobre Afganistán, a España le preocupa especialmente la forma en que Estados Unidos está planteando su salida. Según Jens Stoltenberg, «fuimos juntos a Afganistán y hemos acordado que tomaremos juntos cualquier decisión sobre nuestra futura presencia». Para Borrell, lo más importante «es garantizar la defensa de los derechos humanos» en un país «con el que nos hemos comprometido mucho».

Berlín rechaza los dardos de Washington

El Gobierno de Angela Merkel se defendió ayer de las críticas vertidas por el vicepresidente Mike Pence, quien acusó a Alemania de ignorar la amenaza rusa, al no contribuir con suficientes fondos a la OTAN, así como querer construir el gasoducto Nord Stream 2. «Duele que un aliado cuestione los compromisos adquiridos», dijo la titular germana de Defensa, Ursula von der Leyen. También se expresó el secretario de Estado de Exteriores, Niels Annen, quien recordó que el país ha participado desde el 2014 en todas las misiones de la Alianza Atlántica, y por tanto «en sus costes». Asimismo, el Ejecutivo de la gran coalición subrayó que seguirá aumentando su gasto militar para situarlo en un 1,5 % de su PIB en el 2024, y llegar después al 2 % que le exige Donald Trump. Pero en el 2020 Berlín parece conformarse con pasar del actual 1,35 % al 1,37 %, según el borrador presupuestario, informa la corresponsal.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

La OTAN desafía a Rusia al aumentar su presencia en el mar Negro