El Supremo avala la política de comisiones de Zara

Niega el derecho de los vendedores veteranos a repartirse los incentivos que no se abonan a los que llevan menos de un mes en la empresa


La Voz

El Tribunal Supremo ha respaldado la política de comisiones que aplica Zara en sus tiendas. Da carpetazo así a la reclamación planteada por el sindicato Alternativa Sindical de Trabajadores, que había acudido a la Justicia para denunciar el sistema que la enseña de Inditex utiliza en sus comercios de Madrid para repartir los incentivos a las ventas. Pedía, por un lado, que estos se pagaran a todos los empleados (en el convenio se establece que no se percibirán comisiones por los primeros treinta días de trabajo) y que, además, se cambiase el sistema de cálculo de los mismos, que tenía en cuenta las horas trabajadas por toda la plantilla de la tienda, incluidas las de los empleados que, por su poca antigüedad, no tenían derecho a cobrar ese variable.

Una pretensión, esta última, que fue admitida por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que entendía que si en una tienda no todos los empleados perciben comisiones, para determinar el importe de estas solo se debería tener en cuenta las horas que trabajaran aquellos que sí las cobran.

Corrección

Pero el Supremo no comparte ese criterio. En una reciente sentencia, adelantada por Cinco Días, el alto tribunal concluye, por un lado, que no es discriminatorio excluir del reparto de comisiones a los dependientes que lleven menos de 30 días en la empresa (como ya reconocía el fallo recurrido), porque así lo establece un pacto firmado entre la empresa y Comisiones Obreras que mejora las condiciones del convenio y porque así lo firman también los nuevos vendedores en sus contratos.

A diferencia del fallo anterior, que enmienda, el Supremo tampoco cree que haya motivos jurídicos para corregir el sistema de reparto de comisiones, aunque reconoce que tal y como está diseñado, al computar las horas de los empleados que no perciben el extra, la empresa se queda con esta cantidad que no se reparte.

Un dinero que, dice, no debe distribuirse entre los dependientes veteranos porque en el acuerdo firmado con los sindicatos no se pactó así. Se trata, apuntan los magistrados, más de un conflicto de intereses que jurídico y, por eso, emplaza a los representantes de los trabajadores a negociar cualquier cambio en el marco de la negociación colectiva.

Comentarios

El Supremo avala la política de comisiones de Zara