Julian Assange, el antiguo hacker de 47 años que hipotecó su vida para contar su verdad

Judith Mora EFE

ACTUALIDAD

Peter Nicholls | Reuters

Lo que más teme desde siempre es que puede ser entregado a EE.UU., donde cree que afrontaría la pena de muerte por la difusión de 250.000 cables diplomáticos que abochornaron a líderes mundiales

11 abr 2019 . Actualizado a las 13:50 h.

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, fue arrestado hoy en la embajada de Ecuador en Londres tras pasar casi siete años encerrado eludiendo la Justicia y dedicado a promover la labor de su portal de revelación de secretos oficiales.

Desde su detención en el 2010 en el Reino Unido a petición de la Fiscalía sueca, el experto informático pasó primero más de un año bajo arresto domiciliario en la campiña inglesa y, desde el 19 de junio del 2012, refugiado en la embajada de Ecuador en la capital, que le ofreció asilo para evitar su extradición al país escandinavo pero que ahora ha decidido retirarlo.

Finalmente, Suecia archivó la causa en su contra, pero él se quedó en la embajada para evitar ser detenido por las autoridades británicas (por violar previamente su libertad condicional) y -su gran temor- ser entregado eventualmente a Estados Unidos. Tras meses de tensiones internas, la protección de Quito llegó hoy a su fin.

Durante su cautiverio y mientras Ecuador no lo impidió, el antiguo hacker de 47 años, con la salud cada vez más deteriorada por la falta de sol y ejercicio, siguió comprometido con su causa y difundiendo, con la ayuda de un equipo de fieles, información confidencial de Estados, empresas y organismos.

No empiezas a dirigir una empresa como WikiLeaks «si eres el tipo de persona que se rinde», declaró tras los primeros años de encierro en la legación diplomática. Assange se trasladó allí tras perder el juicio en el Reino Unido contra la entrega a Suecia, que quería interrogarle por presuntos delitos sexuales que él negó y de los que no llegó a ser acusado.

Lo que más teme desde siempre es que, si es detenido por un país aliado, puede ser entregado a EE.UU., donde cree que afrontaría la pena de muerte por su difusión en el 2010 de cables diplomáticos confidenciales del Gobierno estadounidense, filtrados por la soldado Chelsea Manning y condenada a prisión. La revelación de esos mensajes, con la ayuda de varios periódicos, puso en aprietos a Gobiernos de todo el mundo, y se le atribuye haber inspirado las revueltas en los países árabes.

Enigmático y perseverante, Assange ha hecho bandera de la lucha por la transparencia de los Estados y la libertad informativa, lo que le ha valido tanto partidarios como detractores. Nacido en Townsville (Australia) el 3 de julio de 1971, su figura, de tez pálida y característico pelo blanco, es un misterio incluso para sus colaboradores, que le describen como carismático e inteligente pero imprevisible.

El informático, de quien se dice que dedica horas a su trabajo sin asearse, comer o dormir, tuvo una infancia nómada en Australia, donde su madre, la artista Christine Ann, cambiaba constantemente de residencia escapando del padre de su hermano menor, de quien reclamaba la custodia.