Josep Borrell: «A los catalanes les contaron lo mismo que a los británicos con lo del ''brexit''»

El ministro de Exteriores denuncia que lo de la figura del relator entre el Gobierno y la Generalitat fue una «fake news»

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ayer en Ourense
El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ayer en Ourense

En los apenas diez meses que lleva de ministro de Exteriores, Josep Borrell (La Pobla de Segur, 1947) ha pisado 34 países. Y quizás añada dos más antes de dejar el cargo para ser eurodiputado.

-¿Se va castigado, como moneda de cambio con Cataluña?

-¿Castigado? ¡Si no he hecho nada malo! Son unas elecciones europeas de una importancia enorme para España e intelectualmente es muy interesante participar en primera línea en un debate europeo.

-Pero usted ya lo fue todo en el Parlamento Europeo.

-También fui ministro en España. Cuando tienes una edad, haces cosas que ya habías hecho.

-Albert Rivera dijo de usted que era un trofeo de caza de ERC.

-Eso es muy fácil de decir, pero no tiene nada que ver con la realidad. En campaña electoral se dicen muchas cosas que no contribuyen a la calidad del debate.

-¿Qué rol debe jugar España dentro del engranaje europeo?

-España y Portugal son los dos países donde la socialdemocracia resiste mejor, probablemente el grupo socialista español será el más numeroso de la Eurocámara, porque en todas partes hay un importante ascenso de la ultraderecha y los populismos que cuestionan Europa.

-¿A qué se debe esa resistencia del socialismo ibérico?

-En el caso portugués es probable que se porque a la izquierda de los socialistas había una fuerza constructiva. Si Podemos y Pablo Iglesias fueran portugueses, el Partido Socialista de Antonio Costa no estaría gobernando.

-¿Está diciendo que Pablo Iglesias no es fiable para gobernar?

-No, estoy diciendo lo que ha pasado, no lo que puede pasar. En Portugal no hay Podemos o Mareas, que uno no sabe ya como se llaman, pero sí el Partido Comunista que decidió apoyar a un Gobierno socialista en minoría que le dio la vuelta a la situación. En el caso español, creo que la resistencia se debe a que el Gobierno de Pedro Sánchez logró, en menos de un año, poner los problemas sociales en pleno debate y empezó a cambiar las políticas de austeridad.

-Visto en perspectiva, cuénteme la historia del relator.

-Lo del relator fue una fake news, porque lo que se les dijo a los españoles es que el Gobierno decidía contratar los servicios de un mediador internacional para que mediara entre el Gobierno de España y la Generalitat, y eso es falso. Eso nunca se planteó nada en esos términos...

-Pero sí se planteó un tomador de notas entre ambas partes.

-Entre los partidos políticos, no entre los gobiernos, que es muy diferente. Una cosa es que dos partidos consideren necesario que haya alguien que coordine o levante actas, pero eso se presentó como una mediación entre gobiernos y ahí está la falsedad. Eso nunca se planteó y sería preocupante que se planteara.

-¿Qué encaje ha de tener Cataluña en España?

-Cataluña tiene una personalidad histórica tan asumida por su población como la del País Vasco o Galicia. El problema es que a los catalanes le han contado lo mismo que a los británicos con el brexit, que si se van tendrán más dinero y que Madrid no les robará. Y eso no es así.

-¿Y cómo se le da la vuelta?

-Es muy difícil, los catalanistas lo han estudiado muy bien. Cuando una parte de la sociedad asumió esas tesis de una forma tan profunda es difícil que eso se pueda retrotraer. No hay solución a corto plazo y la que haya tiene que ser en el marco de la Constitución, porque ningún gobierno, aunque quiera, la podría buscar fuera.

-¿Cuál es la razón del auge de la ultraderecha de Vox?

-Es el contrachoque del nacionalismo catalán que despertó al nacionalismo español, porque los nacionalismo se retroalimentan. También puede influir el fantasma de la inmigración y la crisis social, que hizo emerger a Podemos de la noche a la mañana.

-¿Le chirría que Rivera plantee un cordón sanitario al PSOE?

-La expresión no es afortunada. Los cordones sanitarios son para el que tiene una enfermedad contagiosa y no es mi partido. No entiendo esa estrategia.

-¿Entiende mejor la estrategia de Pablo Casado?

-A Pablo Casado le salió un competidor por la derecha y está luchando para no perder a parte de sus votantes.

-¿Es de los que cree que está haciendo de Rajoy un estadista?

-No quiero valorar eso, pero Rajoy nunca habría dicho muchas de las cosas que dice Casado.

Comentarios

Josep Borrell: «A los catalanes les contaron lo mismo que a los británicos con lo del ''brexit''»