Si eres calvo o tienes caries, no puedes ser bombero en Portugal

La convocatoria rechaza a los que tienen psoriasis, tartamudez, tatuajes o cicatrices, entre otros


Redacción / La Voz

Los nuevos 200 bomberos que prevé el Gobierno portugués incorporar en los próximos meses al cuerpo de guardias forestales no solo deberán demostrar sus habilidades en la extinción de los fuegos y la conservación de los bosques lusos, sino que también tendrán que acreditar una serie de requisitos que pueden dejar perplejo a cualquiera.

En un primer momento, la convocatoria ya excluía de forma automática a las mujeres embarazadas y a los portadores de VIH, pero la oleada de críticas hizo reaccionar al Gobierno del socialista de Antonio Costa que optó por suprimir este veto. En su defensa alegó que los criterios que se piden son los mismos que se aplican a los reclutas de las fuerzas armadas portuguesas, aun así pidió a la Fiscalía que se pronunciase sobre la legalidad de estos condicionantes tan variopintos porque la lista de requisitos disparatados no termina ahí.

Solo podrán optar a estas 200 plazas los ciudadanos portugueses que tengan entre 18 y 27 años y que midan más de 1,60 centímetros. Además, podrán ser rechazados aquellos que tengan una serie de enfermedades que figuran en la convocatoria. Pero, lo que más llama la atención es el apartado relativo a la apariencia física de los que desean ser bomberos. No podrán optar a estas plazas las personas que lleven cualquier tipo de tatuaje o cicatriz visible, tampoco los que presenten deformidades llamativas o una pigmentación alterada de la piel. Hasta aquellas personas que tengan acné o psoriasis quedarán fuera de la convocatoria. Tampoco quiere el Gobierno luso a los calvos dentro de este cuerpo, ni a aquellos que tengan menos de 20 dientes naturales o caries dentales sin tratar en cuatro dientes.

Adiós a las hemorroides

La hemorroides también es un problema que el socialista Antonio Costa no quiere sufrir, al igual que la tartamudez. Incluso la anemia o la diabetes son motivos para dejar fuera a un aspirante. Y ni que decir tiene si padece el aspirante sífilis o hepatitis, entonces también estarán vetados, al igual que si tienen tumores malignos o incluso benignos en sitios «que puedan crear una mala apariencia».

Una vez realizada esta disparatada criba, los pocos que cumplan con todos estos requisitos -se han presentado más de 2.500 aspirantes- se les examinará de un test sobre lengua y cultura general del país y se les realizará pruebas físicas que permitan acreditar su capacitación en los trabajos a desarrollar, además de una prueba psicológica. Y todo ello, por 841 euros al mes. Los sindicatos lusos ya advierten de la ilegalidad de estos condicionantes.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Si eres calvo o tienes caries, no puedes ser bombero en Portugal