La DEA colabora en el hallazgo de 300 kilos de cocaína en una nave de Castellón

La agencia antidroga de Estados Unidos informó de la salida de un contenedor del puerto de Santos (Brasil) con destino a Valencia


Redacción

La Guardia Civil, en colaboración con la agencia antidroga de Estados Unidos (DEA), ha intervenido 300 kilos de cocaína que estaban en un contenedor que había entrado en España a través del puerto de Valencia procedente de Brasil y que fue interceptado cuando fue depositado en una nave industrial de una empresa del municipio castellonense de Les Alqueries.

Según informa la Guardia Civil, el contenedor había estado bajo «vigilancia discreta» después de haber sido despachado en la aduana valenciana y por el momento no se ha producido ninguna detención relacionada con el alijo.

La actuación se enmarca en el «continuo intercambio» de información contra el tráfico de drogas a nivel internacional entre la Guardia Civil y la Drug Enforcement Administration (DEA) de EEUU, gracias al cual el Equipo Contra el Crimen Organizado con sede en Alicante (ECO Alicante) de la Guardia Civil supo de la existencia de una organización criminal asentada en Brasil.

Esta estaría utilizando contenedores de mercancía legal con destino a España, en los que podrían estar introduciendo ciertas cantidades de estupefacientes, informa Efe. En este caso, los agentes pudieron corroborar la salida de un contenedor del puerto de Santos (Brasil), con destino al puerto de Valencia, que llegaría a primeros de abril.

Se inició entonces un seguimiento del mismo, de la empresa importadora y de la que se encargaría del transporte, así como de su lugar de descarga final, todo ello para identificar a la posible persona o personas que pudiesen intentar la extracción de una supuesta carga ilegal.

El método utilizado por esta organización internacional de narcotráfico siempre ha consistido en el conocido del «gancho ciego» o «gancho perdido», mediante el cual se introducen ciertas cantidades de cocaína en contenedores de mercancía totalmente legal, en mochilas o sacos a la entrada de los mismos, que después son recuperados en los puertos de destino violentando o falsificando sus precintos, por personas controladas por la misma organización.

De esta manera, el pasado día 12, tras el despacho aduanero, se observó que el contenedor salió del puerto de Valencia y fue desplazado a un aparcamiento de una empresa especializada en este tipo de transportes en la cercana localidad de Sagunto.

Tras permanecer casi tres días en ese aparcamiento -siempre «bajo una vigilancia discreta»-, este lunes el contenedor fue trasladado y depositado en una empresa ubicada en el municipio castellonense de Les Alqueries), donde finalmente fue interceptado por los agentes.

En la apertura del mismo aparecieron diez sacos de arpillera que estaban perfectamente diferenciados del resto de la carga, de los que se extrajeron 300 tabletas de un kilogramo cada una de una sustancia que, sometida a los reactivos pertinentes, dio positivo a la cocaína. El Juzgado de Instrucción número 1 de Nules (Castellón) se ha hecho cargo de las investigaciones, según la Guardia Civil.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La DEA colabora en el hallazgo de 300 kilos de cocaína en una nave de Castellón