Miles de argelinos vuelven a tomar las calles para reclamar una transición a la democracia tras la renuncia de Buteflika

Los cambios impulsados por el régimen con el nombramiento de un presidente interino y la convocatoria de elecciones para el 4 de julio no les convence

Por novena semana consecutiva, miles de argelinos salieron a la calle este viernes para hacer caer al antigui régimen. Las protestas para pedir la dimisión del jefe del Estado interino, Abdelkader Bensalah, quien sustituye al expresidente Abdelaziz Bouteflika tras su dimisión el pasado 2 de abril, prosiguen a pesar del aumento de la represión en las dos últimas semanas
Por novena semana consecutiva, miles de argelinos salieron a la calle este viernes para hacer caer al antigui régimen. Las protestas para pedir la dimisión del jefe del Estado interino, Abdelkader Bensalah, quien sustituye al expresidente Abdelaziz Bouteflika tras su dimisión el pasado 2 de abril, prosiguen a pesar del aumento de la represión en las dos últimas semanas

La Voz

Miles de manifestantes han vuelto a salir este viernes a las calles de Argel para exigir al régimen una transición a la democracia tras la renuncia del anterior presidente, Abdelaziz Buteflika, y el nombramiento de un mandatario interino.

Tras la renuncia de Buteflika el 2 de abril, el Parlamento nombró como presidente interino a Abdelkader Bensalá, que hasta entonces era el presidente del Senado, y convocó las próximas elecciones presidenciales para el 4 de julio, en el marco de transición apoyada por las Fuerzas Armadas, recuerda Europa Press.

Sin embargo, la salida de Buteflika y la transición impulsada por el régimen no han satisfecho a los manifestantes, que han continuado con sus movilizaciones con el objetivo de lograr el final de un régimen que ha dominado el país desde que se independizó de Francia en 1962.

Este viernes, miles de manifestantes se han concentrado en el centro de varias de las principales ciudades de Argelia para exigir reformas profundas en el sistema político, con medidas como lucha contra la corrupción y el nepotismo y garantías de pluralismo.

El martes, el jefe de Estado Mayor del Ejército y viceministro de Defensa, el teniente general Ahmed Gaed Salá, afirmó que las Fuerzas Armadas están estudiando todas las opciones para resolver la crisis política nacional y advirtió de que «el tiempo se está agotando».

Su mensaje se interpretó como una señal de la pérdida de paciencia de las Fuerzas Armadas con las manifestaciones que se suceden desde el 22 de febrero, cuando el régimen anunció que Buteflika se presentaría para ser reelegido y cumplir su quinto mandato.

El general Salá no especificó qué medidas podrían adoptar las Fuerzas Armadas contra las manifestaciones, pero aseguró que su única ambición es «proteger al país». Hasta la fecha, el Ejército ha permanecido como un mero observador ante las protestas contra el régimen, que en ocasiones han llegado a congregar a cientos de miles de personas en las calles de Argel. Las Fuerzas Armadas siguen siendo la institución más poderosa de Argelia, donde ha estado durante décadas influyendo desde las sombras en la esfera política.

Los manifestantes mantienen sus protestas para exigir profundas reformas políticas en el sistema y una clara ruptura con el régimen y la élite que lo domina, integrada por veteranos de la guerra de independencia contra Francia, miembros del partido gubernamental Frente de Liberación Nacional y empresarios vinculados.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Tags
Comentarios

Miles de argelinos vuelven a tomar las calles para reclamar una transición a la democracia tras la renuncia de Buteflika