Una novedosa prueba de ADN podría ayudar a resolver el caso Madeleine

Un forense que trabajó en el 11S asegura que posee un nuevo programa que podría arrojar nuevas pistas en pocas semanas


Redacción / La Voz

 Madeleine McCann desapareció el 3 de mayo del año 2007 de un complejo hotelero situado en Praia da Luz, en el Algarve portugués. Doce años después su caso está aún por resolver y durante años se sucedieron las teorías más o menos conspiranoicas alrededor de su inquietante desaparición. Algunas incluso llegaron a los tribunales, después de que un investigador culpase a los padres de estar implicados. El matrimonio McCann dejó a sus tres hijos, los dos eran más pequeños que Madeleine, que en aquel momento tenía casi cuatro años, en la habitación durmiendo mientras bajaron a cenar, y cuando volvieron (acudían a la habitación cada cierto tiempo para comprobar que todo estaba bien) su hija mayor no estaba. Su caso sigue abierto, y hace dos años, coincidiendo con los diez años de su desaparición, sus padres difundieron un retrato del aspecto que tendría la niña, ya adolescente, en la actualidad si siguiese viva (una de las teorías que defiende algún investigador). 

Ahora un experto forense que trabajó en las labores de identificación de las víctimas del 11S parece haber abierto una nueva esperanza para resolver uno de los casos más mediáticos de los últimos años. Según publica el diario Daily Star, el cienfífico Mark Perlin, asegura que si le pasan los restos de ADN que hallaron en la habitación de la que desapareció Madeleine, podría conseguir nuevas pistas sobre lo ocurrido en una semana. Se refiere a 18 muestras de ADN que la policía localizó hace doce años y que se enviaron a un laboratorio en Reino Unido para que fuesen cotejadas. Perlin asegura que en la actualidad su empresa posee un nuevo programa informático que permitiría hacer un análisis mucho más exhaustivo de ese ADN que el realizado hace más de una década. «Creo que los investigadores no sabían cómo interpretar las pistas que generaron los datos de ADN», asegura el experto, convencido de que los avances actuales sí que arrojarían más datos sobre lo que ocurrió aquella noche en la habitación del hotel en la que se perdió la pista de Madeleine

Por el momento, cuando está a punto de cumplirse un nuevo aniversario de la desaparición de Madeleine McCan, el ofrecimiento de Perlin no ha obtenido respuesta alguna por parte de la policía inglesa, a cargo de la investigación. Pero este método ya habría conseguido resultado exitosos. En el 2016 el equipo del forense logró, tras analizar una prueba de ADN, que se culpase a un hombre en Australia, acusado de asesinar a cinco familiares y que se había librado de la condena en tres juicios. 

Comentarios

Una novedosa prueba de ADN podría ayudar a resolver el caso Madeleine