¿Nos engañan con las bolsas biodegradables? Tres años después de ser tiradas al medio ambiente siguen intactas

Un estudio de la Universidad de Plymouth revela que incluso pueder volver a ser utilizadas para realizar la compra con ellas


redacción / la voz

¿Existen las bolsas de plástico realmente biodegradables? Aunque se hayan lanzado al mercado bajo esta denominación los científicos y el propio programa de la ONU para el Medio Ambiente vienen desde hace tiempo advirtiendo que realmente no hay ninguna que responda de verdad a este calificativo. Tardan menos tiempo en descomponerse que otras, pero sus efectos persisten en la naturaleza. Es lo que acaba de demostrar ahora una investigación de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) en el que se examinó la degradación de cinco materiales de bolsas de plástico ampliamente distribuidos. Todas fueron expuestas al aire, el suelo y el mar, ambientes que potencialmente podrían encontrarse si son tiradas como basura.

¿Cuál fue el resultado? Las formulaciones plásticas biodegradables, oxo-biodegradables y convencionales seguían siendo perfectamente válidas para ir con ellas al súpermercado tres años después de haber sido expuestas al medio ambiente. Solo las compostables desaparecieron del mar después de tres meses, aunque seguían presentes en la tierra después de 27 meses.

«Después de tres años, me sorprendió mucho que todavía pudieran conservarse, porque asumes que se degradará más rápidamente que las convencionales. Pero, después de tres años, nuestra investigación muestra que no es el caso», destacó Imogen Napper, el primer autor del estudio. «Demostramos que los materiales probados no presentan ninguna ventaja consistente, confiable y relevante en el contexto de la basura marina», constató Richard Thompson, otro de los participantes en el trabajo.

Hace tiempo ya lo había advertido Jacqueline McGlade, científica que dirige el Programa Medioambiental de la ONU. «Solo se descomponen a una temperatura de 50 grados y eso no se encuentra en el océano», había dicho.

Un mar de plástico, la amenaza más real

r. romar
La acumulación de plásticos en el mar y en la costa es un fenómeno global, como se puede ver en esta imagen de Santo Domingo
La acumulación de plásticos en el mar y en la costa es un fenómeno global, como se puede ver en esta imagen de Santo Domingo

Galicia lidera varias iniciativas para combatir uno de los mayores peligros para el medio ambiente

Puede que no lo sepa, pero cada vez que come, bebe o incluso respira está tragando plástico. Es cierto que son minúsculas partículas, pero la exposición permanente a ellas puede suponer una amenaza aún desconocida para nuestra salud. Y es solo una pequeñísima parte de los problemas que generan los 25 millones de toneladas de residuos de este material que cada año se producen en la Unión Europea, del que solo se reciclan un 25 %, lo que supone literalmente tirar a la basura entre 70.000 y 105.000 millones de euros anuales. Pero el daño al medio ambiente y a los ecosistemas, incalculable, es aún mayor. Si estos datos no le convencen haga una prueba. Eche una ojeada al mar. Seguramente a simple vista no aprecie nada, pero cinco billones de partículas de plástico flotan libremente en los océanos del planeta, desechos de los que se nutre el plancton marino, el alimento de los peces, y que son el resultado de la descomposición -bien por la oxidación solar o por su fragmentación a causa del oleaje- de los entre ocho y diez millones de toneladas de polímeros, con sus correspondientes aditivos químicos, que cada año acaban en las aguas marinas. Un autentico desafío para la humanidad.

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

¿Nos engañan con las bolsas biodegradables? Tres años después de ser tiradas al medio ambiente siguen intactas