Una niña va al colegio en carretilla al no tener derecho a bus por 97 metros

La vivienda de Salvaterra está a casi 2 kilómetros del centro y no tiene derecho a transporte

;
Una niña de Salvaterra de Miño va al colegio en carretilla La pequeña vive en una zona con tráfico denso y peligroso en la carretera que une As Neves y Ponteareas.

salvaterra / la voz

Tiene cuatro años y estudia en el colegio público de Leirado. Es la hija de Fátima Pino, una vecina de esa misma parroquia de Salvaterra de Miño, que se ve obligada a trasladar a su hija en carretilla desde su casa hasta el centro de enseñanza. La distancia entre ambos no llega a los dos kilómetros que exige la normativa para tener derecho a transporte público escolar.

«Lo medimos con rueda topográfica y hay 1.903 metros. Por 97 mi hija no tiene derecho a transporte y el próximo curso empieza la otra, con lo que ya serán tres los niños de esta zona que no irán en autobús, porque hay otro más», comenta la madre.

Desde el viernes la niña es trasladada en carretilla. Se estropeó el coche en el que la llevaban hasta ahora y temen que la cosa se complique cuando haga mal tiempo. Lo curioso, dice Pino, es que hay transporte gratuito para actividades extraescolares, mientras que para la enseñanza reglada se ponen trabas.

La familia se ha dirigido en varias ocasiones a la Xunta y al Concello de Salvaterra para reclamar una solución. Primero lo hizo verbalmente y después por escrito sin tener hasta la fecha una respuesta satisfactoria.

Ahora ha decidido contar su caso en las redes sociales a la espera de que tenga más eco y de recibir el apoyo de otros padres. Cree que la normativa no debe ser tan estricta, que debe existir cierta flexibilidad, así como otro tipo de alternativas para solucionar casos como el de su hija. «Antes había unas ayudas de la Xunta, pero ya no existen. No me voy a comprar un coche, porque con lo que vale da para muchas comidas. Si no se soluciona, no sé cómo vamos a hacer el próximo curso. No vamos a poder con las dos en la carretilla», añade.

El vial por el que trasladan a la niña no solo se ha medido a lo largo, sino también a lo ancho para comprobar si cabe un autobús. «Cuando puse la reclamación el 25 de marzo el Concello habló con Transportes y enviaron gente para que midieran el ancho. No hay problema, pasan camiones continuamente porque hay una empresa de construcción en la zona y tiene la nave cerca», indica Fátima Pino.

La última de las reclamaciones cursadas es del 15 de abril, pero aún espera respuesta. El Concello confirma que está al tanto del caso, sabe que se ha tratado en el colegio y que la inspección está estudiando la posibilidad de poder encontrar una solución.

La asociación de padres del centro también se ha hecho eco de la situación. «La ley exige dos kilómetros de distancia para que tenga derecho al autobús escolar y no le falta casi nada. Hay otro pequeño problema. Al colegio de Leirado van niños de varias parroquias y en algunos casos sus viviendas están a menos distancia que la casa de esa niña, pero al ser parroquias diferentes a la del colegio está contemplado así en la ley. No es normal que por tan pocos metros no tengan autobús, es injusto que tengan derecho otros escolares más próximos y esta niña no», comenta el presidente de las familias que tienen sus hijos en el colegio de Leirado, José Manuel Rodríguez.

También el centro es conocedor del problema que tiene esta familia. «Efectivamente hay una reclamación a la que se dio traslado a Pontevedra», explican desde la dirección.

Fátima Pino todavía confía en que le den una solución a su problema y no piensa parar hasta conseguirlo. Cree que el traslado en carretilla solo es algo esporádico a lo que no es posible recurrir en invierno. Confía en que una vez que el vial ya se ha medido a lo largo y ancho, y comprobado que no hay impedimentos para la circulación del autobús, le ofrezcan una solución. No le importa de quién proceda, de Transportes de la Xunta o del Concello de Salvaterra. De cualquier modo, cree que su caso pone en evidencia lo injusta que es la normativa al dejar fuera del servicio a niños que viven más lejos por residir en la misma parroquia en la que está ubicado el centro de enseñanza.

La Consellería de Educación indica que, estando escolarizados en el área que les corresponde y si hay menos de dos kilómetros entre el domicilio y el colegio, para poder utilizar el transporte escolar tiene que haber una ruta ya establecida con una plaza libre por lo menos. Tendría que hacerse una autorización excepcional para cada curso escolar. En cualquier caso, añade que se estudiará este asunto.

Comentarios

Una niña va al colegio en carretilla al no tener derecho a bus por 97 metros