Sánchez aplaza cualquier pacto hasta el 26M

Tendrá que negociar la abstención de ERC para lograr la investidura con apoyo de nacionalistas, regionalistas y Unidas Podemos, pero está convencido de que no necesita un Ejecutivo de coalición

Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión de la ejecutiva del PSOE celebrada en Ferraz
Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión de la ejecutiva del PSOE celebrada en Ferraz

MAdrid / la voz

«Tenemos mucha experiencia en llegar a mayorías sin necesitar coaliciones». Pedro Sánchez quiere gobernar en solitario. Está convencido de tener en su mano esa baza, que le permitiría rechazar el Ejecutivo de coalición que le exige Unidas Podemos. Pero no tiene prisa. El secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos afirmó tras la reunión de la ejecutiva socialista que tienen la «obligación y la responsabilidad» de formar Gobierno, pero no habrá decisión hasta después de las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. «Estamos ya en una campaña electoral que va a cerrar el cuadro de gobernabilidad», señaló, aunque indicó que el deseo del PSOE es mantener un «acuerdo programático» con Unidas Podemos como el que tenían ahora, lo que no implica un Ejecutivo de coalición, que es lo que Iglesias le pidió a Sánchez en conversación telefónica. El líder del PSOE se limitó a «tomar nota» de la propuesta, pero no le dio respuesta, según Ábalos.

No se lo plantean con Rivera

Los socialistas no se plantean un pacto con Ciudadanos, aunque responsabilizan de ello a Albert Rivera, al que critican duramente por sus descalificaciones de Sánchez. «No nos estamos planteando esa posibilidad -señaló Ábalos-, porque tenemos muy claro lo que piensan nuestros electores y nuestros militantes y no vamos a decepcionarlos». Tanto Ábalos como la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, dejaron claro sin embargo, antes de la ejecutiva, que la intención del PSOE es formar un Ejecutivo monocolor. «Nos refuerzan como Gobierno progresista, podemos seguir avanzando en esa fórmula que hemos iniciado», afirmó Calvo, augurando una colaboración, pero sin ministros de Unidas Podemos. El secretario de organización insistió en la misma idea, pero añadió también que no se plantean ningún acuerdo con ERC para gobernar. «Por ahí dijimos que no íbamos a entrar y no vamos a entrar», afirmó, aunque se mostró dispuesto a retomar el diálogo con los independentista sobre la situación en Cataluña.

El principal escollo de Sánchez para lograr su deseo de gobernar en solitario es conseguir la investidura. Pero, una vez alcanzado ese objetivo, podría hacerlo sin excesivas ataduras. Las urnas le han dejado a un solo escaño de poder ser investido sin necesitar para nada a los partidos independentistas. Alcanzaría 175 votos a favor con Unidas Podemos, PNV, Compromís, los regionalistas de Revilla en Cantabria y Coalición Canaria, aunque este último partido es el más reticente. Aun así, le faltaría un voto. Una abstención, al menos, para ser investido en segunda votación. Descartada la negociación con EH Bildu, el partido de Arnaldo Otegi, y también con el prófugo Carles Puigdemont, la opción más plausible sería pactar esa abstención con ERC, aunque los independentistas no le darán esa baza gratis.

Si consigue la investidura, Sánchez ve posible gobernar en solitario. Cree que, aunque no se lo pondrá nada fácil, Unidas Podemos no está en condiciones de forzar una repetición de las elecciones si no se le permite entrar en el Ejecutivo. Y que Pablo Iglesias está obligado a apoyar su investidura. Su plan en ese caso sería ejercer la geometría variable, pactando las medidas más sociales con Unidas Podemos y las reformas para contener el déficit y cumplir con Europa con Ciudadanos. Estas son las posiciones a priori de cada formación política.

Unidas Podemos

Gobierno de coalición. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ofreció a Sánchez en conversación telefónica formar un «Gobierno de coalición de izquierdas», aunque no obtuvo respuesta. La ejecutiva del partido morado no tomó ayer ninguna decisión y decidió convocar para el próximo lunes el consejo ciudadano, el máximo órgano de dirección, para analizar la situación tras las elecciones.

ERC

El precio pasa por los presos. El diputado de ERC Gabriel Rufián empezó a poner precio a la abstención de su partido. «Pediremos una mesa de diálogo que aglutine todas las fuerzas, hablar de referendo y leyes para levantar la causa contra los compañeros independentistas», dijo.

Ciudadanos

No rotundo a pactar con el PSOE. La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se reafirmó en lo prometido en campaña: que no habrá «ningún tipo de negociaciones» para facilitar la investidura de Sánchez, porque «ha vendido España y ha humillado a los constitucionalistas». «No podemos pactar con un señor que nos ha vendido en Cataluña y que dice que la representación la tienen los separatistas», indicó.

Eh Bildu

Otegi pone condiciones. El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, se ofreció a pactar con Sánchez «si entiende que el problema de los presos y la vertebración territorial se debe resolver a través del diálogo».

PNV

Mantener el apoyo con nuevas exigencias. El PNV, que gobierna en el País Vasco con el PSOE, no se pronunció, pero estaría dispuesto a mantener el apoyo a Sánchez que ha venido prestando en los últimos meses siempre que se respeten los acuerdos alcanzados, además de abrir un calendario del nuevo Estatuto vasco con más competencias.

Coalición Canaria

No a una investidura con Podemos. El secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, dijo que su «línea roja» es que no haya Gobierno de coalición con Unidas Podemos, aunque está abierto al diálogo «punto por punto», en temas de Estado y de interés para Canarias.

PRC

Revilla, dispuesto a dar estabilidad. El presidente de Cantabria y fundador del PRC, Miguel Ángel Revilla, apoyado en su comunidad por el PSOE, explicó que apuestan por el «diálogo» y por aportar «estabilidad».

Comentarios

Sánchez aplaza cualquier pacto hasta el 26M