Multas que ahorran dinero al consumidor

El regulador presume de que sus resoluciones evitaron un gasto adicional de 280 millones en el 2018

José María Marín Quemada preside la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia
José María Marín Quemada preside la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

La Voz

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el azote de las empresas que intentan saltarse a la torera las leyes del libre mercado, sobre todo de las que operan en sectores estratégicos que tocan de lleno a los consumidores. Léase, suministro de energía eléctrica y de carburantes. Los expedientes sancionadores por manipulación del mercado son frecuentes, y en muchos casos millonarios, como los 25 millones de euros impuestos a Iberdrola por alterar, presuntamente, el precio mayorista de electricidad a finales del 2013. Aunque casi todos acaban recurridos por las compañías ante la Justicia, que, en muchas ocasiones, tumba sus expedientes por fallos en la tramitación o por falta de pruebas contundentes que corroboren los pactos de precios y las irregularidades sancionadas. Por eso, la misión del regulador es un tanto frustrante, porque apenas llega a cobrar las multas que impone.

Sin embargo, Competencia hace cuentas anualmente del ahorro que supone su ardua tarea de vigilante para el bolsillo de los consumidores. En su último informe, calcula que los doce expedientes ejecutados durante el 2018 evitaron un gasto adicional de 280,5 millones de euros, gracias al trabajo de control de concentraciones y de conductas colusorias para la concertación de precios. 

La tercera cifra más elevada

Esa cifra de ahorro es la tercera más elevada de la serie histórica, solo por detrás de la alcanzada en el 2011 (casi 400 millones) y el 2015 (2.300 millones). Este último dato tan abultado se explica por el mayor número de expedientes resueltos ese año y, sobre todo, por el enorme tamaño del mercado afectado por algunas de las infracciones sancionadas. De ese 2015 es, por ejemplo, la multa antes mencionada a Iberdrola. Pero el castigo más cuantioso impuesto hasta ahora por Competencia se produjo también durante ese 2015: 171 millones de euros a 21 empresas del sector del automóvil por el «intercambio sistemático de información confidencial comercialmente sensible» con el objetivo de repartirse el mercado.

Los expedientes más frecuentes son los que castigan los acuerdos entre empresas para repartirse un nicho de negocio (cartel). De los doce del 2018, ocho persiguieron estas conductas colusorias.

Para efectuar el cálculo de ahorro, Competencia recopila todas sus resoluciones, incluidas las recurridas, «ya que consideramos que el propio hecho de la incoación y resolución de un expediente sancionador implica, al menos, el cese de la infracción, que es en lo que se basa la estimación del beneficio para los consumidores». En cuanto al mercado afectado, utiliza para su cálculo de ahorro el volumen medio anual de negocio durante la infracción y parte de la base de que la subida de precios evitada por la intervención es del 10 %.

Competencia sanciona a las eléctricas por dar de alta a clientes sin su permiso

Multa con 155.000 euros por primera vez a las grandes del sector por esta práctica

No son multas millonarias. Ni mucho menos. Pero la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha echado sal sobre una herida que las organizaciones de consumidores llevan tiempo tratando de suturar. El regulador anunció ayer que sancionaba con unos modestos 155.000 euros a las tres grandes eléctricas, más Viesgo. Dinero que es calderilla para las compañías, pero no lo es el rapapolvo que les ha caído encima. Porque el organismo las sanciona por dar de alta a siete clientes que no dieron su consentimiento y que se encontraron de repente con que su comercializadora de electricidad o de gas era otra.

Seguir leyendo

Éxito en los tribunales

Competencia acaba de vivir uno de sus primeros triunfos en los tribunales. Según informó el propio regulador, la Audiencia Nacional acaba de refrendar un expediente sancionador suyo contra una pequeña compañía distribuidora de energía eléctrica (Hidroeléctrica del Carmen, de Guadalajara). La CNMC la multó en el 2016 con 50.000 euros por entorpecer «de forma sistemática» el cambio de comercializador en sus redes, «un hecho que supone vulnerar el derecho de los consumidores de elegir libremente el suministrador de energía eléctrica». La empresa recurrió, pero ha sido en balde.

Comentarios

Multas que ahorran dinero al consumidor