El «impeachment» siempre fracasa

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

JONATHAN ERNST

El proceso de destitución del presidente previsto por la Constitución de Estados Unidos solo se ha puesto en marcha tres veces y nunca ha culminado con éxito

14 may 2019 . Actualizado a las 07:21 h.

Desde el mismo día en que Donald Trump tomó posesión como el presidente número 45 de Estados Unidos ya saltó a los papeles una palabra: impeachment. El proceso previsto por la Constitución norteamericana para destituir al jefe de Estado ha vuelto ahora al discurso de los analistas estadounidenses tras la publicación del llamado informe Mueller, un extenso documento de 448 páginas -del que solo se ha entregado una versión censurada- en el que el fiscal especial Robert Mueller señala indicios de que Trump podría haber incurrido en un caso de obstrucción a la Justicia por no colaborar con las investigaciones relativas a la injerencia rusa en los comicios presidenciales del 2016.

Pero, aunque medio mundo quiera ver cuanto antes al magnate fuera del Despacho Oval, el impeachment es un proceso muy complejo que, hasta la fecha, nunca ha culminado con éxito. 

¿En qué consiste?

El impeachment es un procedimiento previsto en el primer artículo de la Constitución de Estados Unidos por el que la Cámara de Representantes puede aprobar la puesta en marcha del proceso de destitución del presidente. Una vez que obtiene el visto bueno del Cámara de Representantes, el trabajo pasa al comité judicial del Senado, que es el encargado de llevar adelante los trámites. Se necesita que el impeachment sea aprobado pordos tercios de los senadores.