Escándalo en Nicaragua al desvelarse que el Gobierno tiene a sueldo a un expresidente de El Salvador prófugo

Mauricio Funes fue acusado en el 2016 de la malversación de más de 300 millones de euros

El exmandatario salvadoreño Mauricio Funes confirmó la noticia a través de su cuenta de Twitter
El exmandatario salvadoreño Mauricio Funes confirmó la noticia a través de su cuenta de Twitter

bogotá / e. la voz

Un nuevo escándalo sacude Nicaragua. El expresidente salvadoreño Mauricio Funes (2009-2014), prófugo de la Justicia de su país, cobra un salario del Ministerio de Asuntos Exteriores nicaragüense, según una nómina a la que ha tenido acceso el medio Confidencial.com.ni.

El exmandatario fue acusado en el 2016 de malversar unos 312 millones de euros, procedentes del presupuesto de gastos reservados de la presidencia salvadoreña. Tiene abiertos también cuatro casos por soborno, apropiación y lavado de dinero. Intentó presuntamente comprar a un fiscal para parar las investigaciones.

Funes decidió pedir asilo político en Nicaragua en septiembre del 2016. El Gobierno de Daniel Ortega, afín ideológicamente -ambos pertenecen a partidos surgidos de antiguas guerrillas de izquierda-, le dio refugio.

Ahora se sabe también que Nicaragua paga al exmandatario un salario de unos 2.440 euros. Además, su hijo, Diego Funes Cañas, cobra otro de unos 1.280 euros.

Funes ha admitido la información periodística a través de su cuenta de Twitter: «No veo por qué tanto escándalo con lo de mi consultoría en Managua», escribió. «Fui presidente y tengo la experticia necesaria para asesorar en temas de integración en Centroamérica», añadió Funes.

Fue Nayib Bukele, presidente electo de El Salvador y adversario político de Funes, quien reveló el salario del hijo del exmandatario. Lo hizo en respuesta a las críticas de Funes a la futura ministra de Exteriores salvadoreña. El expresidente cree que la nueva canciller, Alexandra Hill, es «sumisa» a los intereses de EE.UU.

El Supremo salvadoreño reclamó en abril la extradición de Funes. Su contraparte nicaragüense denegó la solicitud argumentando que el expresidente goza de asilo político. 

Aunque el salario devengado por Funes y su hijo, unos 3.720 euros, es elevado para un país sumido en una profunda crisis financiera, tras las protestas antigubernamentales del 2018, no deja de ser escaso, según parte de los analistas, para el expresidente y su vástago.

La prensa salvadoreña especula que Funes podría estar en la quiebra debido a posibles engaños de sus supuestos testaferros en la trama de corrupción investigada por las autoridades.

Comentarios

Escándalo en Nicaragua al desvelarse que el Gobierno tiene a sueldo a un expresidente de El Salvador prófugo